Esta semana se han venido implementando algunas nuevas medidas de control en la Argentina relacionada a las compras de productos vía internet desde el país, a webs extranjeras. Los motivos es que según estudios locales, una gran cantidad de productos que se adquieren en el país vienen de China u otros países, según declaraciones del gobierno nacional, por lo que la solución que se les ha ocurrido ha sido: implementar controles para incentivar el mercado nacional.

Además de la declaración jurada al comprar por internet al extranjero, existe un límite de comprasEsto, bajo el actual control cambiario que vive el país, pero que hasta ahora no había afectado la posibilidad de realizar compras por internet desde el país. El día de ayer anunciaron un primer paso, una nueva resolución entraba en vigencia en el país que obliga a todo argentino que realice compras a webs extranjeras a Realizar una declaración jurada para poder recibir su producto, dando detalles de la compra y pagando sus respectivos impuestos.

Hoy, los controles anunciados van más allá; y es que el gobierno nacional ahora solo permitirá realizar dos compras cada año a webs extranjeras libremente, dado que después de estas dos transacciones, exigirán que los ciudadanos se registren como importadores para poder seguir comprando, así su propósito no sea importar para vender, sino simplemente comprar a un mejor precio en el extranjero. La misma razón por la que siempre hemos comprado vía internet en toda Latinoamérica.

Así, además del elevado impuesto a pagar en aduana cuando se recibe un producto del extranjero, que si su precio supera los 25 dólares la tasa a cancelar es el 50% del valor del producto, también se tiene que registrar como importador; todo un proceso y papeleo tedioso que hasta el día de hoy no existía, con el supuesto fin de incentivar la economía y mercado nacional.

Internet puede acabar con los concesionarios

El gobierno argentino asegura que "el 65% de los productos adquiridos en el país son importados desde China" u otros países, en su mayoría asiáticos, una cifra que parece un tanto exagerada pero que en general sí supondría un problema al fabricante local. Pero cerrar las puertas al ciudadano difícilmente sea una solución óptima. Esto solo logra una molestia general, mientras los precios de productos ensamblados en el país siguen siendo muy elevados.

¿Acaso no es esta la razón de que los argentinos, o en general todos los latinos, preferimos comprar a Amazon, eBay, Deal Extreme u otras webs similares antes de pagar costos elevados en tiendas nacionales?

Sí, ahorrar es la principal razón. En Venezuela, por ejemplo, la diferencia de precios al comprar en el exterior vía internet, o en el país, es ridículamente enorme, más aún si tomamos en cuenta el precio del "dólar oficial". En Argentina han optado, aparentemente, por incluir más papeleo, más trámites y sobre todo más dificultades para detener la compra masiva a webs en el exterior, todo lo cual resultará en una molestia para el ciudadano con la que esperan termine desistiendo y comprando en el país.

Pero aún quedan muchas cosas por definir. Por ejemplo, la nueva normativa menciona solamente al "correo oficial", por lo que los couriers privados aún no se sabe cómo podrán funcionar (quizás de forma "normal", pero con restricciones directamente en aduana). Tampoco se sabe a ciencia cierta qué pasa con los paquetes de personas que compraron a finales de 2013 y ya están en camino o detenidos en la aduana. ¿Esta normativa ya les afecta a ellos? Esperemos unos días a que aclaren el panorama.