El modelo «free-to-play», ese que ofrece videojuegos de forma «gratuita» pero requiriendo pagos ya sea para avanzar desde cierto punto, o para acelerar el progreso de un personaje, por ejemplo, es algo que (_lamentablemente_) vemos como se ha convertido en una tendencia en la industria de los videojuegos, especialmente en lo que concierne a **juegos móviles**. Y es que, realmente, esta modalidad da buenos resultados financieros, o sino solo debemos ver el caso de empresas como Rovio o los responsables de Candy Crush que han hecho la mayoría de su dinero gracias a ello.

Los 32.5 millones deberán ser repartidos entre 37 mil consumidores que presentaron quejasSin embargo, este modelo puede traer grandes molestias a los dueños de dispositivos iOS, cuyos hijos pueden hacer compras de forma desmedida y sin conocimiento, a través de alguna aplicación en cuestión. Esto, ha llamado la atención de la FTC (Federal Trade Commission) de los Estados Unidos, y luego de considerarlo, **ha decidido [sancionar a Apple](http://hipertextual.com/archivo/software/juegos/multa-apple-32-millones-juegos/) por permitir estos percances**.

La compañía de la manzana blanca de Cupertino tendrá que pagar 32.5 millones de dólares no al estado, sino distribuirlos entre 37 mil consumidores que exigieron reembolso de compras masivas dentro de las aplicaciones a través de un iPhone, iPad o iPod Touch. De hecho, uno de los casos más graves es el de una niña que en solo 15 minutos llegó a gastar **2.600 dólares en micropagos**, sin percatarse sus padres al respecto, y estos solo enterándose cuando llegó la _inflada_ factura de la tarjeta de crédito asociada a App Store.

## ¿Y la culpa es toda de Apple?

Pero antes de sacar las antorchas, honestamente, debemos ver el panorama completo. En primer lugar tenemos un modelo de negocios que personalmente lo condeno en gran parte, dado que se presta para esta clase de prácticas ofreciendo constantemente mediante ventanas o mensajes emergentes en los juegos pequeñas compras para «acelerar tu avance» en el juego, que sin dudas deben resultar de lo más atractivas para los niños, quienes cuando compran realmente no saben lo que hacen.

Las medidas de control parental actuales en iOS no son suficientesEs un modelo que la mayoría pareciera aplicar de forma deshonesta, especialmente en el ámbito de los juegos móviles. No obstante, **Apple si cuenta con medidas de control parental**, y es por ello que me sorprende la decisión de la FTC de culpar directamente a Apple de esto, y no compartir la carga o culpabilidad con el otro protagonista: los _publishers_ de los juegos.

Y no es por excusar o quitar culpabilidad a Apple, que debería contar con medidas más severas de **control parental**, más aún al conocer esta gran tendencia en App Store, sencillamente, y como dije, es ver el panorama completo. Hoy en día cuando el usuario de un dipositivo iOS introduce la contraseña de su Apple ID ya sea para actualizar o bajar una _app_, **la contraseña queda «guardada» por los siguientes 15 minutos**, es decir, para bajar otra app, o hacer micropagos por ejemplo, no será necesario volverla a introducir.

Es así como suceden esta clase de problemas, cuando el niño le dice al padre o madre «Quiero este jueguito, ¿me lo descargas?» y en los próximos 15 minutos la Apple ID queda habilitada para hacer, prácticamente, cualquier cosa.

Aún así, Tim Cook aceptó la sanción de la FTC y en una [carta a sus empleados](http://9to5mac.com/2014/01/15/apple-settles-with-the-u-s-federal-trade-commission-over-app-store-in-app-purchases/) asegura, sencillamente, que el organismo al obligarle a mejorar sus medidas de control parental «antes del próximo 31 de marzo» en realidad no se escapa de sus planes, dado que Apple está actualmente trabajando en un nuevo y mejorado sistema.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.