Pensar en la posibilidad de que otros planetas tengan presencia de vida inteligente es bastante corriente, el universo es tan grande que no podemos eliminar de un plumazo esta hipótesis, pero poder probar esto es muy complicado y por ello encontrar agua, en cualquiera de sus variantes, supone siempre una noticia de envergadura.

El polvo interestelar está presente en todos los sistemas solares como resultado de muchos procesos, uno de ellos la desintegración de cometas. John Bradley, del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore en California, y sus colegas inspeccionaron la capa externa de las partículas de polvo interplanetarias extraídas de la estratosfera de la Tierra.

Un minucioso estudio empleando un microscopio de ultra alta resolución consiguió revelar pequeñas bolsas de agua atrapadas bajo la superficie. Este polvo está compuesto principalmente de silicatos, que contienen oxígeno, y en su viaje a través del espacio se encuentra con el viento solar, que contiene partículas cargadas con iones de hidrógeno de alta energía expulsados por el Sol. Cuando se encuentran estos dos elementos y chocan, el hidrógeno y el oxígeno se combinan para crear agua. Esto se traduce en que la existencia de agua en polvo interestelar podría permitir la vida, tal y como la entendemos, en otros planetas.

Este descubrimiento es un buen augurio para la existencia de vida en todo el cosmos.

Pero no hay que ser alarmistas, según Hope Ishii de la Universidad de Hawai en Honolulu, uno de los investigadores del estudio, de ninguna manera este estudio sugiere que estas pequeñas partículas de agua puedan ser suficientes para formar, por ejemplo, los océanos de nuestro planeta, que tienen millones de kilómetros cúbicos.

Este hallazgo se une al objetivo de la nave espacial Rosetta de analizar en profundidad el cometa 67-P/Churyumov-Gerasimenko y poder ayudar a determinar cual es el origen de la vida en nuestro planeta. Se cree que la introducción de agua fue provocada por el choque de algunos cometas.

Esta reacción ya había sido imitada en los laboratorios pero es la primera vez que se ha encontrado agua en polvo interestelar real. Estos granos contendrían el ingrediente básico para la vida por lo que podría afirmarse que no sería descabellado pensar en vida similar a la nuestra en otros planetas del cosmos.