Los clichés y los prejuicios son algo peligroso, ya que en el momento que englobas a una serie de personas (geográficamente, edad, sexo, etc.) y haces una afirmación, puede que se sientan ofendidos. Es lo que me pasó a mi leyendo sobre una visión acerca de los videojuegos en España y la cultura de sus gamers, algo que pienso que es muy dispar.

En GamerFitNation, un portal estadounidense dedicado a videojuegos y alimentación (curiosamente), publican un artículo sobre las tendencias que seguiríamos los gamers españoles. Uno espera encontrarse una lista de videojuegos más vendidos, plataformas más utilizadas, etc. La sorpresa llega cuando te encuentras una serie de declaraciones con los cuales no me siento identificado.

Se culpa al juego online como el causante de estos «hábitos» En dicho artículo, se afirma que la tendencia actual es jugar individualmente, algo que habría propiciado el juego online. Antes quedábamos con nuestros amigos para jugar en una casa común e indican que por este motivo se comía mejor. Esto habría sido sustituido por «snacks, sodas» o incluso falta de comida. Esta visión me perturba, parecería que los usuarios se conectan a una especie de Matrix en donde se olvidan de alimentarse, y si lo hacen, lo hacen mal.

Es cierto que muchos jugadores beberán sodas o comerán snacks mientras juegan, pero creo que no es un patrón o hábito no característico ni de España ni de un sector tan amplio como el de los gamers. Que te gusten los videojuegos no significa que no sepas cocinar o que no sepas alimentarte. Es un cliché muy manido.

Menos mal que no existe un videojuego (actual) sobre toreo, el otro «deporte» nacional El otro cliché patrio viene, cómo no, de la mano del fútbol. Se afirma, que al igual que en Portugal, somos amantes del fútbol y se juega sobre todo al FIFA. Es cierto que España es un país «futbolero» y, aunque dicho título de EA Sports venda muchísimo, existen títulos que vendieron más en los últimos meses: Animal Crossing: New Leaf o GTA V, sin ir más lejos. Menos mal que no existe un juego de toreo (actual, recuerdo alguno de Atari), si no igual nos podrían tachar de comer «banderillas» y odiar a los animales.

Creo que los prejuicios hacia los gamers no proceden en pleno 2013. Está claro que existirán sectores mayoritarios o patrones que se repiten, pero esas líneas se difuminan cada día más. La nueva generación de consolas apuestan por otro tipo de intereses: media center, la experiencia, etc. Esa visión de un jugador en la penumbra, asocial y comiendo mal no creo que coincida con muchos de nosotros (seamos del país que seamos).

Por esa misma regla de tres, podríamos determinar que ya que se venden tantos shooters en Estados Unidos y muchos usuarios tienen acceso a una pistola: los jugadores norteamericanos estarían planeando asesinatos mientras comen hamburguesas (algo que no creo en absoluto). La industria y la sociedad ha cambiado (y seguirá cambiando). «Aficiones» como los videojuegos unen a millones de personas de todo el mundo muy distintas pero con una única cosa en común: querer divertirse.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.