Hace bastante tiempo que los ordenadores personales dejaron de ser un dispositivo cuya ubicación es una habitación, un despacho o una oficina; poco a poco se asentaron en el salón y, gracias a los ordenadores portátiles, podemos usarlos prácticamente en cualquier lugar que se nos ocurra. Poder conectar un ordenador a un proyector o a una televisión nos ha dado mucha flexibilidad a la hora de ubicar nuestros equipos pero, en el caso de los ordenadores de sobremesa, seguimos necesitando un monitor externo. Parece que Apple comienza a ver un futuro en el que, quizás, podríamos decirle adiós al clásico monitor porque, según una patente que han registrado, han concebido un equipo que integra un proyector láser.

¿Un equipo con proyector integrado? La idea, en mi opinión, está genial porque rompe con el esquema tradicional de usar un monitor externo con los equipos de sobremesa. Tomando como referencia un producto de Apple, imaginemos un Mac mini que no requiere que lo conectemos a un monitor externo o a una pantalla de televisión; un computador que llevaría integrado un proyector y que, por tanto, transformaría en pantalla cualquier pared o superficie lisa que tuviésemos cerca.

Atendiendo al esquema que plantea Apple en su patente, este computador de escritorio estaría dotado de ratón y teclado inalámbricos para ofrecer aún más flexibilidad al usuario y permitir así la ubicación del computador en cualquier lugar o, por ejemplo, en una posición intermedia entre el usuario y la pantalla o pared que se use para proyectar.

Oficina de Patentes de EE.UU.

Si combinar bajo un mismo chasis un proyector y un computador de sobremesa ya es un salto cuantitativo, la patente describe un detalle adicional que vale la pena revisar. Evidentemente, una patente es un boceto que describe un concepto y, a veces, puede transcurrir bastante tiempo entre que se registra una patente y ésta se lleva a la práctica; aún así, Apple describe un componente adicional de este "equipo integrado" que lo hace bastante innovador: un proyector LED.

Tradicionalmente, los proyectores que solemos ver en las oficinas están basados en bombillas incandescentes; un sistema tradicional que, además de desprender bastante calor, no tiene una vida útil extremadamente larga y las horas de uso están limitadas. Además, a diferencia de los proyectores tradicionales (que deben colocarse en perpendicular a la pantalla de proyección), este esquema incluiría un sistema que permitiría siempre una proyección óptima a pesar de que la ubicación del proyector no fuese la más adecuada. Sensores de luz ambiente, sensores de profundidad y acelerómetros para calibrar la posición del computador se usarían para calibrar la proyección y ofrecer siempre la mejor imagen posible.

¿Y veremos todo esto en un Mac mini? Debo confesar que es una configuración que me agradaría mucho ver en un equipo comercial; creo que sería un dispositivo altamente versátil en una oficina o en cualquier lugar en el que se realice una presentación. Un ordenador con proyector integrado que puede ofrecernos un "monitor virtual" de entre 15 y 40 pulgadas, la verdad, puede ser algo muy interesante en el sector empresarial y, por qué no, también en el segmento doméstico.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.