A la hora de comprar un producto o contratar un servicio, solemos recurrir a Internet en busca de opiniones y valoraciones de otros usuarios. Para muchos usuarios puede ser determinante a la hora de descartar un servicio o un producto y, de hecho, tal es el valor que damos a este tipo de información que servicios como Foursquare o TripAdvisor han sustentado sus servicios, precisamente, sobre las opiniones que dejan los usuarios. Para las marcas y las empresas, evidentemente, es importante recopilar este *feedback* para mejorar su estrategia o sus servicios; una oportunidad de negocio que vislumbraron Origo, una *startup* española que ha crecido en Wayra y en la incubadora Plug and Play.

El conocimiento colectivo que los usuarios están generando en forma de opiniones y consejos se ha convertido en una información de gran valor; una información que es de utilidad para los usuarios y, por supuesto, también sirve para las empresas que prestan servicios o venden sus productos porque, de esta forma, pueden encontrar un *feedback* real de lo que opinan sus clientes y usuarios.

Si bien es cierto que existen servicios que analizan redes como Twitter o Facebook en busca de opiniones (y críticas de los usuarios); este tipo de analíticas son bastante complejas y no siempre ofrecen buenos resultados cuando intentan discernir los "sentimientos" de las opiniones (al ser una catalogación extremadamente subjetiva). Aquí es donde, precisamente, Origo aspira a hacerse un hueco; un servicio web (que dispone también de aplicaciones para iOS y Android) orientado a que los usuarios concentren sus opiniones sobre servicios, empresas, series de televisión o cualquier cosa que se les ocurra.

Sí, Origo es un servicio que, cara al usuario, se orienta como un lugar en el que poder opinar o recomendar productos y servicios; sin embargo, cara a las empresas se presenta como un lugar de referencia muy potente en el que recoger, en un solo lugar, opinión de primera mano por parte de los usuarios y, de esta forma, analizar si el servicio que se ofrece es bueno, la estrategia está funcionando o, simplemente, hay que cambiar algunas cosas.

Cuando entramos en Origo veremos, además de un interfaz muy agradable, una colección de hilos de conversación con los temas (*trends*) que se comentan en la plataforma; podremos ver qué temas se están comentando y entrar a cada hilo para seguir la conversación o participar en la misma con nuestros comentarios y valoraciones. Si Foursquare está enfocado en comercios y TripAdvisor en el sector de la hostelería y los viajes, Origo aspira a convertirse en un servicio mucho más horizontal; una plataforma en la que quepan todo tipo de opiniones y valoraciones para que cualquier empresa o marca pueda pulsar la opinión que, realmente, tienen los usuarios.

El planteamiento es, en mi opinión, bastante **interesante** y puede tener mucho potencial entre las empresas, máxime con lo preocupadas que están sobre su reputación en Internet. Sin embargo, el arranque de este tipo de iniciativas es lento y es complicado llegar a esa "masa crítica" que convierte a un servicio de estas características en un lugar de obligada consulta y, por supuesto, en un lugar para dejar, obligatoriamente, nuestras opiniones (quizás necesite, en una primera fase, algo de dinamización como ocurre en servicios como Yelp).

De todas formas, aunque aún lleve poco tiempo de andadura, se percibe bastante movimiento y actividad por Origo.