Tras cinco meses en estado crítico, y tras múltiples crisis de salud, Nelson Mandela ha muerto en el día de hoy a la edad de 95 años. Tras múltiples crisis de salud, originadas por su avanzada edad y las secuelas de los 27 años de prisión que sufrió, el que fuera presidente de Sudáfrica entre 1994 y 1999 y Premio Nobel de la Paz en 1993, fue todo un símbolo de la lucha contra el apartheid de Sudáfrica y también responsable de la reconciliación y unidad del país.

La muerte de Nelson Mandela ha sido confirmada oficialmente por el actual presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma en un mensaje transmitido a todo el país. Mandela ha muerto, a los 95 años de edad, en su domicilio de Johanesburgo, donde fue trasladado tras su última crisis, para que pasase allí sus últimos días en compañía de su familia.

Sudafricanos, el fundador de nuestra nación democrática ha muerto [...] Hemos perdido al más grande de nuestros hijos [...] nos unió a todos y todos juntos le vamos a despedir. Le amaremos siempre, que su alma descanse en paz, Dios bendiga a África.

Desde hacía un año, Nelson Mandela estaba retirado de la vida pública debido a su estado de salud; una salud perjudicada por 27 años encerrado en prisión ya que fue condenado a cadena perpetua. Durante años se pidió al gobierno de Sudáfrica se pidió la libertad del prisionero 466/64 (el número que recibió al ingresar en la prisión de Robben Island) pero permanecería allí hasta febrero de 1990 cuando el presidente Frederik de Klerk decidió concederle la libertad. Junto a Frederik de Klerk, Mandela consiguió pactar un plan de transición para democratizar un país que se había fundamentado en la segregación y donde la población blanca era la casta dominante.

Mandela y Klerk fueron galardonados con el Premio Nobel de la Paz por su proceso de reconciliación del país y, en 1994, se celebrarían las primeras elecciones democráticas en Sudáfrica en las que Mandela saldría elegido como primer presidente electo por sufragio universal.

La lucha de Nelson Mandela contribuyó a unir un país que estaba fracturado y, su obra y su lucha cambiaron el mundo. Descanse en paz.