Durante este año 2013 se ha hablado mucho de la era Post-PC. Si atendemos a la caída de las ventas de PCs y las espectaculares cifras que hemos visto este año en cuanto a venta de smartphones y tablets, creo que queda bastante claro que la era Post-PC no es que esté llegando sino que se está consolidando y es algo que hemos visto materializarse en múltiples productos que se han presentado durante el año (y hemos podido comprobar cómo se ha subido el listón). Dentro del balance anual que estamos haciendo en ALT1040, a la hora de elegir la la mejor tablet de 2013, a pesar de haberse lanzado muy buenos dispositivos, lo hemos tenido bastante claro: la mejor tablet de 2013 para ALT140 es el iPad Air.

Con el iPad Air, Apple ha subido el listón a un nuevo nivel; ha conseguido un producto excepcional y versátil que puede servirnos tanto en nuestros momentos de ocio como para trabajar. El iPad Air es una tablet que aúna todas las características que le pedimos a un dispositivo móvil (autonomía, potencia, poco peso, manejable y una pantalla que ofrece una calidad de imagen excelente); características que cumplen un espectro muy amplio de casos de uso y que ofrecen a los usuarios una nueva experiencia de uso dentro de los dispositivos Post-PC: la ansiada convergencia.

iPad Air

El iPad Air es un dispositivo orientado a trabajar en movilidad y capaz de relegar a un segundo plano al PC

La convergencia es algo que venimos observando desde hace tiempo; el abismo que separaba los dispositivos móviles de los ordenadores personales ya no es tal, la distancia se ha ido minimizando y en el caso del iPad Air la separación es aún más pequeña. Evidentemente, hay cosas que aún no podemos hacer desde una tablet pero el iPad Air sienta las bases para que este tipo de limitaciones se disipen porque es un dispositivo extraordinariamente potente que integra el procesador A7 de 64 bits y un coprocesador, el M7, que se encarga de los sensores y, como bien comentaba Eduardo, de monitorizar el uso del dispositivo para ajustar su consumo energético.

Si dejamos a un lado usos muy específicos (diseño, CAD, producción de vídeo, etc.); un segmento muy amplio de profesionales podría trabajar solamente con su iPad Air, es un dispositivo cómodo de usar, ligero y es capaz de ofrecer una autonomía equivalente a una jornada laboral. Pensemos por un momento, un buen teclado Bluetooth o el teclado táctil del propio dispositivo son más que suficientes para contestar correos, tomar notas en una reunión, gestionar nuestra agenda o realizar una reunión a través de videoconferencia; casos de uso típicos de una laptop que ya podemos hacer desde un tablet con la ventaja añadida de que son dispositivos muchísimos más portables.

Quizás a alguien le pueda parecer raro todo lo que estoy comentando sobre la convergencia de dispositivos pero, dentro del segmento profesional, el tradicional escritorio está cambiando hacia la virtualización y uno puede ejecutar un escritorio Windows virtual sobre su iPad y trabajar como si estuviese, realmente, delante de un PC convencional. No es casual que "pesos pesados" como el AutoCAD de Autodesk estén presentes en el mundo iOS y, seguramente, conforme vaya pasando el tiempo veremos cómo se van adaptando muchísimas aplicaciones de corte profesional a este nuevo paradigma.

iPad Air

Apple ha conseguido con el iPad Air que muchos usuarios puedan trabajar la mayor parte del tiempo con un tablet.

Esto de la convergencia, realmente, no es un caso aislado de Apple. Microsoft también nos ha mostrado algo similar durante este año 2013 pero, en mi opinión, se enfocó demasiado en el segmento profesional. Surface Pro 2 ha sido otro de los productos que más gratamente me han sorprendido en este año; otro buen ejemplo de esa convergencia entre el mundo desktop y el mundo móvil (Microsoft directamente ha apostado por Windows 8 para ambos casos) y la posibilidad de trabajar con un tablet como dispositivo principal y relegar, a un segundo plano, el equipo de escritorio.

¿Y qué ventaja saca el iPad Air frente a Surface Pro 2? Apple ha combinado en el iPad Air un dispositivo que sirve tanto en el segmento profesional como en el segmento de usuario final y creo, honestamente, que su cuota de mercado será muchísimo mayor porque es un dispositivo muchísimo más versátil además de que, desde el punto de vista técnico, también es mejor.

iPad Air sería perfecto si tuviese TouchID.

De todas formas, aunque hayamos llegado al consenso, dentro del equipo editorial, con el iPad Air, el dispositivo no es perfecto. Hemos hablado de sus bondades como pilar sobre el que trabajar; sin embargo, se echó en falta la instalación de TouchID como medida adicional de seguridad que creo que hubiese mejorado muchísimo el panel de prestaciones del dispositivo.

Aún así, con el iPad Air, los de Cupertino han configurado el mejor tablet que actualmente podemos encontrar en el mercado; un dispositivo versátil que, además, ofrece una experiencia de uso fantástica y extremadamente cuidada.

Dínamo

Dínamo es el nuevo podcast de Hipertextual donde hablamos, discutimos, analizamos y nos obsesionamos con Apple.