Estamos a 30 de diciembre y, por tanto, nos queda un día para terminar este año 2013. El año ha sido intenso y, durante estos 12 meses, hemos asistido a la presentación de nuevos dispositivos como Surface Pro 2, iPad Air, iPhone 5s, Samsung Galaxy S4, Android 4.4 KitKat o el nuevo MacPro. La verdad es que hemos visto el lanzamiento de buenos productos y ha sido un año muy intenso en cuanto a noticias; sin embargo, no todo ha sido bueno.

Creo que es buen momento para echar la vista atrás y recordar también otras cosas que han ocurrido en 2013 y que recordaremos, no por sus bondades, sino por todo lo contrario. El año ha dado mucho de sí pero, echando la vista atrás, estos son los que consideramos los 10 grandes fails de 2013 en el sector de la tecnología.

Facebook Home

En el mes de abril, cuando se rumoreaba que Facebook tenía planeado lanzar su propio smartphone (de la mano de HTC), la red social lanzó un launcher para Android con el que convertir nuestro terminal en un teléfono más social. Facebook Home, que así es como se llama esta capa de personalización, aspiraba a convertirse en el epicentro de nuestra experiencia en movilidad; Facebook abrazaba todo nuestro dispositivo y convertía la pantalla principal en el newsfeed de la red social, poniendo en primera plana lo que hacían nuestros amigos.

Al final, Facebook no desarrolló su propia plataforma móvil; decidió apoyarse en Android para ofrecer una capa de personalización que, por cierto, venía por defecto en un nuevo dispositivo, el HTC First. Relegar a un segundo plano las aplicaciones o el resto de servicios que usamos en nuestro smartphone (incluyendo hablar por teléfono) terminó siendo una fórmula que no caló entre los usuarios, las ventas del HTC First fueron muy pequeñas y, para deshacerse del stock, el precio del dispositivo cayó drásticamente.

HTC First con Facebook Home

A pesar que Facebook sigue lanzado, cada mes, actualizaciones y nuevas funcionalidades en Facebook Home; la realidad es que su presencia es simbólica y la nota en Google Play es muy baja. Todo un fracaso para la reina de las redes sociales que ha visto como, además de Facebook, nos gusta usar otros servicios en movilidad.

Videojuegos y DRM

Este año 2013 que está a punto de finalizar, también lo recordaremos por algunos grandes errores del sector de los videojuegos; concretamente, compañías como Microsoft y Maxis se abrazaron al DRM como fórmula para combatir la posible piratería.

xbox one

El caso de Microsoft con Xbox One ha sido uno de los más sonados de este año 2013. La compañía decidió imponer restricciones a su consola para "cortar" el mercado de los préstamos y la segunda mano (implantando un sistema de licenciamiento y reventas a través de distribuidores autorizados) y también impuso la necesidad de que la consola estuviese conectada a Internet, precisamente, para comprobar la posesión de la licencia. Dicho de otra forma, cuando Microsoft presentó su consola, enfadó muchísimo a los aficionados a los videojuegos porque les imponía una conexión a Internet allá donde pretendiesen jugar a la consola.

Microsoft anuncia cambios en la política de restricciones de Xbox One

El enfado de los usuarios (y el consecuente impacto que tendría en las ventas) hizo que Microsoft diese un paso atrás y levantase las restricciones pero, la verdad, es que lo planificaron extremadamente mal.

Algo parecido le pasó a Maxis y Electronic Arts con el lanzamiento de SimCity. Además de los fallos iniciales, los aficionados a la saga que nos convierte en "alcaldes" y "constructores", se dieron cuenta que el juego requería estar conectados a Internet continuamente (aunque se hubiese comprado original). Electronic Arts y Maxis no estuvieron nada acertadas con la medida y también generaron mucho ruido; sin embargo, el problema sigue sin poder solventarse y no han levantado las restricciones.

Bastaría remover una sóla línea de código para jugar SimCity offline por tiempo ilimitado

De hecho, siguen sin prometer nada aunque, por lo que comentaron, lo están estudiando. Su idea es "aliviar" su infraestructura para dedicarla al multiplayer pero no hay plazos concretos para este esperado modo offline de SimCity.

Samsung, el marketing y los productos prematuros

Samsung ha lanzado este año grandes productos; en el CES nos presentaron su nueva generación de televisores, introdujeron el interesante concepto de la "televisión con expansiones" mediante el Smart Evolution Kit, han lanzado el Galaxy S4 y también hemos visto nuevos tablets y nuevas cámaras de fotos basadas en Android. En términos generales, Samsung ha hecho muy buen trabajo desde el punto de vista técnico; sin embargo, el fabricante surcoreano también ha tenido sus carencias porque, al final, se ha convertido en una "enorme maquinaria" que busca el "más y mejor" para captar la atención de los usuarios.

Samsung hace buenos productos pero creo que tiene un problema: su forma de venderlos. La compañía pivota en exceso sobre el marketing y la publicidad; durante 2013 se ha gastado alrededor de 14.000 millones de dólares en este ámbito, una cantidad de dinero que supera a lo que Google pagó por Motorola o, incluso, al PIB de Islandia. ¿El problema? Con tantos recursos, a veces, caen en lo hortera y en el mal gusto.

Creo que el mejor ejemplo lo tenemos en la presentación del Samsung Galaxy S4, un gran terminal que se presentó en un teatro de Broadway y en el que se dramatizaron todas y cada una de las funcionalidades del dispositivo. ¿En serio hace falta teatralizar las funciones de un terminal? ¿Era necesario montar un musical de Broadway? En mi opinión, creo que no era necesario pero, seguramente, alguien pensó (y puso en un Power Point) que era una buena idea y como había dinero para costearlo, finalmente se hizo.

Product placement en programas de televisión, patrocinio de grandes citas y eventos y la "odiosa estrategia del influencer". Sí, Samsung también ha contratado a personalidades para que hablen bien de sus productos en Twitter y llegar a más usuarios; una estrategia que últimamente vemos mucho y que, demasiadas veces, suele terminar mal cuando el influencer de turno se cansa de tu producto y sigue con la campaña usando los de la competencia. ¿Ejemplos? El tenista David Ferrer y la cantante Nicole Scherzinger se cubrieron de gloria con sus campañas para Samsung.

¿Y qué es lo que pasa cuando miras tanto al marketing y la publicidad? Cuando el marketing se convierte en algo tan prioritario, llega un momento en el que termina marcando las líneas maestras de tu estrategia de producto o hace que el producto que lances al mercado tenga menos importancia que la campaña o el impacto en los medios (y recordemos que en el CES, Samsung presentó una "nevera inteligente", la T9000). El mejor ejemplo de mal producto en el que pesó más el marketing y el hype de ser el primero es, sin duda alguna, el Samsung Galaxy Gear.

Samsung refrigerator-T9000 (2)

Sí, Samsung copó las portadas de los medios en el mes de septiembre cuando lanzó, durante el IFA, su rumoreado smartwatch; un dispositivo para el que la compañía ya prepara un reemplazo (o una evolución) quizás cara el próximo Mobile World Congress o cara al CES. El Galaxy Gear es un dispositivo extremadamente limitado, su autonomía es baja, sus funcionalidades también (no olvidemos que es un companion de terminales Samsung) y no es un producto especialmente barato. Un capricho muy caro si lo miramos desde la óptica del usuario y, quizás, un "experimento de mercado" para el fabricante.

Evidentemente, Samsung se ha posicionado bien en esta carrera de los smartwatches; los wearable devices han sido una de las tendencias de este año y Samsung se ha hecho con su lugar pero ¿a qué precio?

Twitter Music

Twitter también ha protagonizado uno de los fails de este año con el lanzamiento de un servicio que aspiraba a convertirse en la "referencia" en cuanto a recomendaciones musicales: Twitter Music. Tras muchos rumores, la red de microblogging presentó este servicio que giraba alrededor del famoso hashtag #NowPlaying para guiarnos por aquellos grupos y canciones que más se comentaban por esta red.

Twitter Music

Al final, ha pasado el tiempo y el impacto del servicio no ha sido tan grande; los usuarios siguen compartiendo su música pero se dejan guiar por otros servicios o por las listas de reproducción de sus amigos (pensando en Spotify). Precisamente, Twitter Music ha intentado buscar en Spotify una segunda vida en forma de aplicación, la utilidad de este servicio sigue siendo aún un misterio para muchos usuarios y, la verdad, no me extrañaría que fuese retirado en 2014 porque, tras el hype inicial, se ha convertido en uno de los grandes fails de 2013..

BlackBerry 10

En el año 1992, la Reina Isabel II de Inglaterra pronunció un histórico discurso en el que resumía aquel año como un annus horribilis por lo convulso que había sido para la familia real. Si BlackBerry tuviese que definir el año 2013, seguramente, podrían usar un término similar porque la compañía está en una situación extremadamente comprometida.

BlackBerry Messenger

Thosten Heins, el CEO que había llegado para "salvar la compañía" y romper con la bicefalia de los "2 CEOs", terminó dejando a BlackBerry peor de lo que estaba. La estrategia de BlackBerry 10 falló por completo; a pesar que sus dispositivos eran buenos, el mercado no los ha abrazado y las ventas han sido muy escasas. Los malos resultados han arrastrado a la compañía a un proceso de drásticas reducciones de plantilla, al despido de Heins o a barajar la venta de la empresa (aunque, finalmente, han conseguido una inyección de capital y han contratado un nuevo CEO interino para lanzar un plan de acción para salvar la empresa).

Los últimos datos financieros arrojaron una foto muy desoladora: pérdidas de 4.400 millones de dólares; sin embargo, parece que la compañía podría vislumbrar en los servicios multiplataforma su futuro y con BBM no les va mal aunque aún les queda mucho camino por recorrer.

BlackBerry valor compañía

2014 va a ser un año crucial para una compañía que llegó a ser líder en su sector y referencia dentro del sector empresarial. Quizás deberían centrarse en los servicios y las empresas, dejando de una vez el sector consumo en el que han perdido, prácticamente, a toda su masa crítica (y que se ha terminado llevando Windows Phone). Parece que en el roadmap de la compañía sigue habiendo nuevos dispositivos; quizás deberían parar eso y replantearse su estrategia.

El cierre de Google Reader

En el mes de marzo, Google continuó con su "limpieza de servicios" para eliminar servicios de bajo impacto o servicios redundantes con otros; sin embargo, anunció algo muy inesperado: el cierre de Google Reader. Pues sí, Google decidió cerrar uno de sus servicios de referencia alegando que nuestros hábitos habían cambiado y, la verdad, se equivocaron de pleno.

Cierre de Google Reader

El cierre de Google Reader, además de generar mucho ruido, fue la oportunidad para que servicios como Feedly se postulasen como los sucesores del servicio (y así ha sido), también nacieron nuevos servicios (como el de Reddit) y miramos, con algo más de atención, a servicios como Flipboard (que este año aterrizó en Windows 8), Instapaper o Readability.

alternativas a Google Reader

Tras 8 años de servicio, Google Reader nos dijo adiós por una decisión extraña de Google que, además, rompió por completo con el servicio al eliminar los datos de los usuarios apenas unos días después del cierre. Google apostó por las apps, Google Currents y las redes sociales como única vía de información; la verdad es que se quedó muy corto en este razonamiento y aunque pueda tener razón en parte, los RSS no están tan muertos como pensaban en Mountain View y muchos hemos abrazado a Feedly para seguir estando informados.

Adobe y la seguridad

Adobe no es, en mi opinión, una compañía de referencia en lo que se refiere a seguridad (y con Adobe Reader y con flash lo ha demostrado alguna que otra vez). En este año, Adobe volvió a salir a la palestra cuando sus servidores fueron hackeados y alrededor de 38 millones de usuarios de Adobe veían comprometidas sus cuentas y otros datos personales; de hecho, se han llegado a hacer análisis de los datos de los usuarios de Adobe porque, finalmente, terminaron publicados en varios sitios web:

  1. 123456 era la contraseña utilizada por 1.911.938 usuarios de Adobe
  2. 123456789 era usada por 446.162 usuarios
  3. password era la contraseña que usaban 345.834 suscriptores
  4. adobe123 era la contraseña usada por 211.659 usuarios
  5. 12345678 lo usaban 201.580 usuarios
  6. qwerty se usaba como password en 130.832 cuentas
  7. 1234567 era usada por 124.253 usuarios
  8. 111111 era la contraseña que utilizaban 113.884 usuarios
  9. photoshop fue la elección de 83.411 usuarios
  10. 123123 era la contraseña de 82.694 usuarios

El 5% de los usuarios de Adobe estaba usando como contraseña la infame "123456" y alrededor de un 11% de los usuarios de Adobe usaban alguna de las "20 contraseñas" que más se repitieron; malas contraseñas que se repetían en otros servicios en los que estaban registrados los usuarios. De hecho, hasta Facebook decidió usar los datos expuestos para cotejar su base de usuarios y localizar correos electrónicos para comprobar si la contraseña que usaban en Adobe era la misma que usaban también en Facebook (y alertar a los usuarios de la exposición).

Todo un desastre, por un lado, para Adobe por no custodiar bien sus sistemas y, como no, también para los usuarios que siguen sin gestionar bien sus contraseñas.

Panasonic Toughpad 4K

En un año en el que el concepto 4K se ha repetido mucho entre los fabricantes de dispositivos de consumo; durante el pasado CES, Panasonic decidió desembarcar "a lo grande" en el mundo de los dispositivos 4K. Y lo del desembarco "a lo grande", honestamente, hay que tomárselo como algo literal porque además de ver televisores enormes, este año también hemos visto una aberración de tablet que aún sigue sorprendiendo que haya entrado en una cadena de producción.

Panasonic decidió llevar a la realidad eso del "cuanto más grande mejor" y presentó el Panasonic Toughpad 4K, una brutalidad de tablet de 20 pulgadas con resolución de 3840x2560 píxeles, 2,4 kilogramos de peso y una autonomía de apenas 2 horas.

Precisamente, a un dispositivo móvil le pedimos lo que su propio nombre indica: movilidad y autonomía. Por muy buena calidad de imagen que pueda dar la Panasonic Toughpad 4K, este dispositivo no es un dispositivo móvil; no es manejable, no ofrece apenas autonomía y parece más un producto orientado a "mira lo que somos capaces de fabricar" que a algo que, realmente, esperen que el consumidor adopte.

Por cierto, el dispositivo cuesta 6.000 dólares, ahí es nada.

Ubuntu Edge

En el mes de julio, Mark Shuttlerworth planteó uno de los proyectos más arriesgados de Canonical y Ubuntu: la convergencia total entre el mundo del escritorio y el mundo de la movilidad mediante un smartphone polivalente llamado Ubuntu Edge. Debo reconocer que la fórmula me agradó mucho y que, en cierta medida, la idea tenía sentido; los smartphones son cada vez más potentes y, sin demasiado problema, podrían ejercer de thin clients y equipos de escritorio si los dotásemos de una dock en la que conectar periféricos.

Con ese esquema, Ubuntu se lanzó al mundo del crowdfunding para financiar la idea y se puso una cota astronómica: recaudar 32 millones de dólares para desarrollar el proyecto y comercializar un producto en mayo de 2014. Los primeros días la campaña marchó bien pero conseguir, en 30 días, la cantidad fijada era una ilusión que, finalmente, nunca llegó a materializarse. Solamente se consiguieron recaudar 13 millones de dólares, menos de la mitad de lo que se habían marcado y es que, aunque el concepto de Ubuntu era interesante, nunca podría haber sido viable un smartphone de 800 dólares.

De todas formas, creo que el concepto de Ubuntu Edge no está muerto; efectivamente la campaña de financiación del proyecto fue un fracaso pero la idea no es nada loca. Microsoft también ha visto la convergencia y la ha plasmado en su Surface Pro 2 (una tablet a la que ha dotado de una dock para conectar una pantalla o un teclado) y, seguramente, veamos cómo se acentúa esta convergencia de plataformas.

La NSA dilapidó la privacidad en Internet

Este año 2013, un ex-analista de inteligencia llamado Edward Snowden hizo temblar los cimientos de Estados Unidos al entregar a la prensa documentos de la NSA que mostraban los programas de espionaje masivo de la agencia.

La NSA se ha colado en las empresas de Internet, ha espiado las llamadas telefónicas de líderes mundiales (incluyendo aliados de Estados Unidos) y, gracias a las filtraciones, nos han dibujado un Estados Unidos algo distinto y un Internet en el que la privacidad vale menos que nada si los servidores están en Estados Unidos.