Cada vez quedan menos días para que finalice este año 2013, del cual Edward Snowden pasará a la historia como uno de sus protagonistas. Ahora, el ex agente de la CIA intenta cerrar un trato con Brasil: ayudaría a investigar el espionaje de los Estados Unidos a cambio de asilo en dicho país.

Durante los últimos meses hemos publicado como la NSA y el gobierno americano utilizó su tecnología para espiar estratégicamente a los líderes políticos de muchos países. Entre esa larga lista de personajes espiados se encontraba Dilma Rouseff, quien ocupa la presidencia de la república brasileña.

Según podemos leer en The Guardian, Snowden ha escrito una carta abierta a los líderes de Brasil en la que ofrece su ayuda para investigar las prácticas de la NSA y el Gobierto de los Estados Unidos. En esa misma carta, explica el modus operandi de la Agencia de Seguridad:

Cuando una persona en Florianópolis visita una web, la NSA registra cuando sucedió y lo que se hizo en ese sitio. Si una madre en Porto Alegre llama a su hijo para desearle suerte con su examen, la NSA puede almacenar esos datos por 5 años o más. La Agencia puede mantener las grabaciones de aquellos que visitan páginas pornográficas, en caso de que necesita dañar su reputación

A principios del mes de julio, Snowden ya había pedido asilo político a una lista de países en la que se incluía Brasil. Ahora debemos esperar para conocer la respuesta de Rouseff y los líderes brasileños, quienes durante estos meses han participado activamente en contra de la NSA y los métodos del gobierno estadounidense.

Como vemos, Snowden intenta jugar bien sus cartas para conseguir asilo político, y afirma que hasta que un país le garantice "un asilo político permanente, el Gobierno de los Estados Unidos continuará interfiriendo my capacidad para hablar". Por el momento, no ha habido respuesta por parte de Rouseff y su equipo.