Lightning

Aunque llegar a un acuerdo puede llegar a ser complicado, los procesos de estandarización son siempre beneficiosos tanto para la industria como para los usuarios finales. Sin la estandarización, posiblemente, el mercado de la telefonía móvil sería muy distinto del que ahora disfrutamos y, seguramente, el intercambio de información sería bastante más complicado. Esta semana el IEC publicó las primeras especificaciones de un cargador universal para ordenadores portátiles con un doble objetivo, reducir la basura tecnológica y facilitar a los usuarios la reutilización de los cargadores. Este paso adelante también venimos viéndolo en el sector de la telefonía móvil y el uso del microUSB; una apuesta que el Consejo de Europa quiere convertir un estándar formal dentro del territorio Europeo.

Las instituciones europeas llevaban algún tiempo comentando sus planes de estandarizar los cargadores para dispositivos móviles; un hecho que, realmente, se ha producido casi de manera natural en la industria con la adopción del microUSB salvo en una excepción: Apple. Precisamente, la Comisión Europea lanzó la primera advertencia hace algunas semanas con el foco puesto en Apple y el Lightning pero, tras las reuniones del Consejo de Ministros Europeo y la Comisión Europea, parece que las cosas van a ir mucho más en serio.

¿Cuál es la idea? De la reunión ha salido un borrador que pretender armonizar, dentro del territorio de la Unión Europea, ciertos aspectos relativos a equipos de radio (teléfonos móviles, módems o, incluso, mandos a distancia para vehículos). Además de garantizar la compatibilidad y la no interferencia de sistemas dentro de la UE (armonizando las frecuencias de trabajo), el borrador establece que los fabricantes estarán obligados a fabricar dispositivos que sean compatibles con un mismo tipo de cargador.

Comision Europea (Bruselas). Imagen: JJ Velasco

Si la Directiva se aprueba en marzo, los fabricantes deberán seguir este nuevo estándar en 2017.

El objetivo de esta medida, al igual que comentaba el IEC con los cargadores para ordenador portátil, es facilitar las cosas al consumidor y, como no, evitar gastos innecesarios además de reducir la basura tecnológica. Viendo que la conexión microUSB se ha convertido, prácticamente, en un estándar de mercado, no creo que sea descabellado que la elección por la que opte la nueva Directiva Europea pase por esta senda y, según los planes, se estima llegará al Parlamento Europeo para el mes de marzo.

Si la directiva se aprueba, cada Estado miembro de la Unión Europea contaría con un plazo de 2 años para transponer este nuevo marco regulatorio dentro de su legislación nacional y, a partir de ahí, los fabricantes contarían con un año adicional para cumplir la normativa (es decir, año 2017).

El cargador universal para teléfonos móviles

Si echamos la vista atrás, seguramente recordemos aquellos años (y no han pasado tantos) en los que cada fabricante tenía su propio modelo de cargador e, incluso, dentro de un mismo fabricante podíamos encontrar modelos distintos. Un auténtico caos de conectores que impedía que pudiésemos aprovechar el cargador de nuestro antiguo teléfono si cambiábamos a un terminal nuevo y que, al final, se traducía en basura tecnológica.

El cargador universal choca frontalmente con el negocio de la vena de accesorios y repuestos.

Fabricantes como Nokia, por ejemplo, sí que estandarizaron sus cargadores y abrieron la puerta a una reutilización que, poco a poco, hemos visto en prácticamente todos los fabricantes con la adopción de los conectores USB (primero miniUSB y luego microUSB). Evidentemente, reutilizar cargadores viejos o usar los de otro fabricante, se ha terminado materializando en un hecho que, a fabricantes como Apple, quizás no agradan demasiado: la universalización afecta de manera directa a la venta de accesorios y repuestos (y aquí, seguramente, encontremos el gran inconveniente para fabricantes como Apple).

Que solo exista un tipo de cargador, en mi opinión, es muy beneficioso para los usuarios pero, a estas alturas, creo que la Unión Europea llega algo tarde porque los fabricantes hace tiempo que se pusieron de acuerdo en este sentido. Apple es el único gran fabricante que se mantiene al margen de esta corriente y ha seguido caminando por la senda de su propio tipo de conector (actualmente lightning).

Imagen: Kārlis Dambrāns en Flickr

¿Y esta directiva europea supondrá el fin del conector lightning en Europa? Honestamente, creo que aún es muy pronto para poder afirmar eso.

Los estándares deberían ser aceptados por los fabricantes sin tener que obligarlos con una ley.

Hay muchos factores que quedan en el aire sobre el alcance de esta directiva europea y, por ejemplo, se podría fijar solamente que los terminales fuesen compatibles con el estándar pero sin obligar a que esa fuese la única vía para cargarlos. El conector lightning es compatible con USB, de hecho, es un cable USB; además, podemos encontrar en el mercado conversores de microUSB a lightning, así que existen ya ciertas vías de compatibilidad.

Si bien es cierto que creo que los estándares son buenos tanto para la industria como para los usuarios; en mi opinión, tendría que ser algo que los propios fabricantes aceptasen de manera voluntaria y no porque una ley les obligue a hacerlo (si es que quieren poder distribuir sus productos).

Aún queda mucho camino por recorrer hasta llegar a ese cargador universal para móviles que la Unión Europea quiere implantar en todo el territorio y, lógicamente, en estos 3 años podríamos ver muchos cambios entre los fabricantes y los dispositivos que se lancen al mercado. Sin ir más lejos, Samsung ha apostado por el conector microUSB 3.0 en el Galaxy Note 3 y, quizás, veamos más modelos adoptar esta misma senda por lo que, en 3 años, la foto podría cambiar mucho.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.