antimonopolio de Google

Google ha sufrido un nuevo revés a su programa de reformas en relación a las preocupaciones que tiene la Comisión Europea sobre el posible monopolio de la compañía. Joaquín Almunia, vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Competencia, ha tachado de inaceptables las últimas concesiones ofrecidas por Google para resolver los problemas que la comisión ha detectado en materia de competencia. Para la UE la propuesta antimonopolio de Google no es suficiente.

Almunia ha advertido que queda poco tiempo para que Google presente una propuesta que satisfaga las exigencias de la Unión Europea sino se enfrentará a una multa muy importante.

Hay poco tiempo, pero la pelota aún está en el tejado de Google. Pero en un breve plazo de tiempo, la pelota estará en nuestro lado y será el momento de tomar decisiones.

Las últimas ofertas, tal y como fueron presentadas por Google, no son aceptables en tanto que no pueden eliminar nuestras preocupaciones en lo que afecta a la competencia y, en particular, en lo que afecta a la competencia en cómo se trata a los rivales de Google en la búsqueda vertical.

La investigación comenzó hace tres años y desde entonces Google ha ido modificando algún punto de sus servicios para evitar prácticas monopolísticas, caso de los vínculos a páginas de sus rivales más visibles o un espacio más grande en los resultados para estas webs. Según la UE Google tiene una cuota de mercado superior al 80% en el negocio europeo de búsquedas por Internet y por ello la multa podría alcanzar los 5.000 millones de dólares o el 10 por ciento de sus ingresos en 2012, algo que Google está tratando de evitar a toda costa.

Google confiaba en evitar la sanción con estas medidas, y alguna más que no se ha desvelado, pero Joaquín Almunia y algunos de los rivales de Google como Microsoft y Expedia, avisaron que no es suficiente. Estos cambios, según el vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Competencia no eliminan las preocupaciones de los rivales y las modificaciones deberán afectar a la búsqueda de productos, restaurantes y a la comparación de precios.

La respuesta de Google no se ha hecho esperar y afirman que han realizado cambios muy significativos incrementando la visibilidad de los servicios de nuestros competidores y haciendo frente a otros asuntos específicos.