protección de datos

Tras el escándalo del espionaje de la NSA que ha sacudido a varios países en el mundo, la Unión Europea prometía tomar medidas para garantizar la protección de datos de sus ciudadanos, tras las noticias publicadas a partir de los documentos revelados por Edward Snowden.

Las relaciones transatlánticas se habían visto muy afectadas después de que se conociera que Estados Unidos había espiado a varios líderes mundiales, entre los que se encontraría la canciller alemana Angela Merkel o el mexicano Felipe Calderón.

El espionaje, sin embargo, no se había detenido en las altas esferas de la política y la economía internacionales, sino que habría ido un paso más allá, al registrar los metadatos de llamadas telefónicas de la ciudadanía.La Unión Europea había prometido dar una respuesta ante las acciones de Estados Unidos

Francia con 70 millones de llamadas, España con 60 millones e incluso Noruega con 33 millones de llamadas habrían sido claros objetivos de la administración de Barack Obama, poniendo en peligro algunos de los derechos y libertades individuales más básicos.

Ante estos graves hechos, la Unión Europea prometía dar una respuesta clara. Tras citar en la sede del Parlamento Europeo a tres de las grandes compañías de comunicaciones, como son Microsoft, Google o Facebook, que negaron que la NSA tuviera acceso a la información privada de sus usuarios, quedaba por determinar cuáles serían los siguientes pasos que tomarían desde el viejo continente.

Por este motivo, ayer se celebró en Washington el encuentro entre los responsables de justicia y asuntos exteriores de la Unión Europea y Estados Unidos. Esta reunión estuvo dominada por los temas relacionados con la protección de datos, dada la preocupación de las autoridades europeas por las informaciones publicadas sobre la NSA.

European Union

Los resultados de esta conferencia, en mi opinión, no podrían ser más decepcionantes. En la nota de prensa de la UE, se habla de que las relaciones transatlánticas se han visto afectadas, y que por este motivo, se plantea impulsar un acuerdo común para garantizar la privacidad de datos. Una noticia que llega tarde, y que dadas las circunstancias, resulta difícil de creer.El plan sobre protección de datos llegaría a mediados de 2014

Estados Unidos, hasta el momento, no ha reconocido los graves errores cometidos, amparándose en todo momento en la defensa de su propia seguridad nacional.

Pero cuando los derechos de millones de ciudadanos están en juego, la tibia respuesta de la Unión Europea me parece de una frivolidad preocupante, máxime cuando tocamos un tema tan fundamental como la protección de datos.

Que el espionaje existe desde tiempos inmemoriales es algo conocido por todos, y que es probable que todos los países usen mecanismos para espiar a las naciones enemigas, también. Esto no significa que entre estados que en principio guardan relaciones de amistad esto esté bien visto.

Por ello, en un momento en que Estados Unidos no ha dado ni un paso atrás en sus políticas, e incluso ha asegurado que no habrá clemencia para Snowden, resulta muy difícil pensar que un hipotético nuevo marco de protección de datos solventará todos los problemas. La pregunta ahora es: ¿a qué juega la Unión Europea?