Los microARN son moléculas que han adquirido un reciente interés científico en los últimos años, ya que son clave en la regulación de la expresión génica. Algunos estudios estiman que más de la mitad de nuestros genes estarían finamente moduladas por la existencia de estos microARN.

Estas moléculas compuestas por ARN de una sola cadena fueron descritas por primera vez en un artículo científico en 1993, en el que se estudiaba la expresión genética de un gusano muy conocido por los científicos, denominado Caenorhabditis elegans.La expresión de más del 50% del genoma se regula mediante los microARN

Sin embargo, la primera vez que se acuñó el término de microARN fue en un trabajo publicado en la conocida revista Science, en la que se hablaba de los mecanismos de regulación genéticos que presentaban estas pequeñas moléculas, cuya longitud oscila entre los 21 y 25 nucleótidos.

Su papel en la modulación de la expresión genética ha llevado a muchos investigadores a pensar desde hace tiempo que los microARN tendrían un papel fundamental en el desarrollo del cáncer. Por este motivo, ya son numerosos los trabajos científicos que comparar las características biológicas y funcionales de estos microARN, evaluando su papel en tejidos sanos y tumorales.

Cáncer de mama y microARN: ¿nuevas posibilidades terapéuticas?

Científicos del Vall d'Hebron Institut de Recerca de Barcelona, liderados por la Dra. Matilde Lleonart, llevan investigando desde hace tiempo el papel que juegan estos microARN en el desarrollo y diseminación de los tumores.

El microARN descubierto jugaría un papel clave en la regulación de 4 posibles dianas contra el cáncer de mamaSus esfuerzos han conseguido, por ejemplo, diferenciar los patrones de expresión de los microARN de tal manera, que son capaces de distinguir entre tejido tumoral y sano, sin conocer cuál es su origen en el organismo. Por ello, su objetivo ahora es caracterizar bien los microARN para ver si se pueden erradicar determinados procesos malignos, como en el caso del cáncer de mama, una de las neoplasias más frecuentes en el mundo.

De este modo, fueron capaces de determinar 35 microARN en este tipo de tumores, que constituían una especie de firma molecular de este cáncer. Al analizar sus resultados iniciales en tumores humanos de mama, vieron que el más importante de estos microARN era uno conocido como miR-125b. Este resultado ha sido publicado ahora en la revista PLOS One.

Su papel en cáncer de mama parece clave, ya que se expresaba diferencialmente en tejidos sanos y tejidos con células malignas. Además, al evaluar su eficacia en líneas celulares de cáncer de mama con diferentes grados de tumorigenicidad, los científicos del VHIR vieron que miR-125b regulaba la expresión genética de algunas partes del genoma de las líneas tumorales.

Este descubrimiento provocó que el equipo de Lleonart detectara cuatro proteínas, codificadas a su vez por cuatro secuencias genéticas (CK2-a, ENPEP, CCNK y MEGF9), cuya expresión estaba regulada por el miR-125b. En otras palabras, debido a que este microARN parece tener un papel clave en el cáncer de mama, el bloqueo de estas dianas proteicas podría abrir nuevas posibilidades terapéuticas en este tipo de tumores.