cometa ISON

Space Weather Gallery

Uno de los eventos astronómicos de este mes es, sin duda, el paso del cometa ISON, conocido por algunos como «el cometa del siglo», por el punto más cercano al Sol el próximo 28 de noviembre de 2013.

Mientras pasan los días en los que seguimos atentos al cielo, han sido muchas las apuestas que tratan de averiguar si el cometa ISON evitará o no desintegrarse antes de esa fecha. De no desintegrarse, podría ser incluso más brillante que la Luna, todo un espectáculo para los aficionados e investigadores en astronomía, aunque parece que las últimas informaciones confirmarían que ha comenzado en realidad su desintegración.

Sin duda, la expectación sobre este cometa, descubierto en septiembre de 2012 por el bielorruso Vitali Nevski y el ruso Artyom Novichonok, es máxima. El problema principal durante todo este tiempo ha sido que a medida que se va acercando al Sol, existen más probabilidades de que no aguante el inevitable aumento de temperaturas y se desintegre.La expectación sobre el cometa ISON es máxima

Hace solo tres semanas, el telescopio Hubble captaba nuevas imágenes del cometa, en el que se confirmaba que seguía intacto. Sin embargo, nuevas observaciones hablan de que su aproximación a la distancia máxima de 1,2 millones de kilómetros del centro del Sol, en la zona conocida como perihelio, han provocado el inicio de su desintegración.

¿Por qué presenta dos colas?

Por ahora nos tendremos que conformar con las observaciones e imágenes tomadas por los astrónomos, que nos sirven para seguir la órbita trazada por el cometa ISON en su paso por el Sistema Solar. En ese sentido, llama poderosamente la atención la imagen con la que ilustrábamos este artículo, donde se ven claramente dos colas, ¿son un síntoma de su hipotética desintegración?

Las dos colas de los cometas se observan frecuentementeDe manera normal, los cometas pueden presentar dos colas, e incluso a veces se llegan a observar tres. Esto se explica gracias a la inercia, ya que el cometa ISON (y el resto de cometas) se desplazan en una órbita elíptica, por lo que las partículas pesadas siguen la órbita, mientras que las más ligeras siguen una trayectoria mucho más rectilínea.

En otras palabras, lo que vemos en la imagen superior son las colas del cometa ISON correspondientes a la cola de polvo y la de gas ionizado. Como ejemplo de otro cometa con dos colas, podemos observar la siguiente imagen, que corresponde al Hale-Bopp (conocido oficialmente como C/1995 O1), que fue uno de los cometas más ampliamente observados del siglo pasado:

Por tanto, ¿no hay de qué preocuparse? Como vemos, la existencia de dos colas en el cometa ISON es algo absolutamente normal. En la mayor parte de los cometas se han observado estas colas que ahora vemos en ISON, fruto de su trayectoria.

ISON comienza a desintegrarse

El único problema es que ayer se produjo una alerta observacional, comentada por Manu Arregi en El Correo, ya que se habían visto varios estallidos en el cometa ISON. Estos estallidos no podían ser observados en visible en las primera fotografías en CCD, pero las primeras conclusiones hablan de que son parecidos a los que sufrió el cometa Elenin (C/2010 X1) de manera previa a su desintegración.

Las últimas informaciones de esta misma mañana, según el propio Arregi, hablan de que los estallidos son ahora visibles a simple vista. Este hecho es sin duda una mala noticia, pues significaría que el cometa ISON ha comenzado su proceso de desintegración.