china control natal

globalcitizen01(Flickr)

Las políticas domésticas en China siempre han sido motivo de polémica a nivel internacional. En el año 1979, el gobierno comunista de este país anunció una nueva medida de control natal para evitar el desborde de la población cada vez mayor en China, donde prohibía a las parejas tener más de un hijo, con muy limitadas excepciones. Hoy, este control ha sido considerablemente reducido, gracias a nuevas reformas que ha hecho el Partido Comunista Chino (PCC) en varias leyes polémicas que rigen el país.

Más parejas podrán tener dos hijos en el paísHasta ahora, cada matrimonio chino solo podía tener un hijo, a menos que ambos padres fueran hijos únicos; condición que les permite entonces tener dos hijos. Ahora, con esta nueva reforma legislativa, la condición es menos estricta y permite a las parejas tener hasta dos hijos siempre y cuando al menos uno de los padres sea hijo único.

El PCC ha tildado a esta reforma como de gran importancia, y según el medio oficial del estado: "La política de natalidad ha sido reajustada para promover y mejorar un crecimiento equilibrado de la población China, a largo plazo". El partido asegura que el país ya está preparado para ser más flexible con sus habitantes en este aspecto, sin amenazar el crecimiento económico de China.

El PCC elimina el sistema de "reeducación a través del trabajo"

Esta no ha sido la única reforma que ha visto el país en la más reciente sesión del PCC. Por otro lado, el partido comunista y gobernante de China ha decidido abolir el sistema de reeducación a través del trabajo, Este sistema permitía enviar a personas a un campo por hasta cuatro años sin juicioel cual permitía a la policía enviar a personas a campos de trabajo sin necesidad de pasar por un tribunal, y que siempre fue sinónimo de polémica y batallas internacionales en pro de los derechos humanos, al ser una clara violación.

Desde la década de los 50 existía este sistema, que era empleado tanto para penalizar crímenes menores, como para deshacerse de opositores políticos en el país.

No queda duda que la abolición de este sistema, y la reforma en el control natal del país, son dos grandes cambios que está viviendo la legislación China a nivel doméstico y ciudadano; un país donde la ausencia notable de derechos humanos siempre ha ocasionado polémica y tensión internacional, tanto para organismos y gobernantes, como para ciudadanos comunes y corrientes de todo el mundo.