BlackBerry anuncia que deja el proceso de venta y cambia de estrategia para re-financiarse e intentar levantarse: reciben mil millones de dólares de inversión por parte de Fairfax Financial Holdings, quienes inicialmente hicieron la puja de compra (quienes tuvieron problemas para financiar la adquisición) y otros inversores, pero como parte del acuerdo se despide a Thorsten Heins y otros integrantes de la junta directiva.

BlackBerry está en búsqueda de su segundo aire

Thorsten Heins deja así el corto reinado sobre la empresa canadiense. Bajo su mandato se hizo un cambio radical de estrategia sobre el operativo de próxima generación (BlackBerry 10) lo cual causó meses de atraso en su lanzamiento. Se reinventó también la línea de productos con la salida de la Z10, Q10, Q5 y Z30, dispositivos que marcaron un avance grande en la carrera por mantenerse relevante ante las tendencias e innovaciones en el mercado de smartphones pero sin demasiado éxito comercial. También durante su etapa de CEO, BlackBerry liberó versiones gratuitas de BlackBerry Messenger para iOS y Android con buenos resultados iniciales aunque aún es muy temprano para saber su la adopción será suficiente como para convertirse en competidores de WhatsApp.

En septiembre pasado BlackBerry anunció que estaba a la venta y Fairfax Financial se interesó, ofreciendo 4.700 millones de dólares, cantidad que no logró reunir. En últimos días aparecieron rumores de intereses en la compra por parte de Facebook y Lenovo, ninguno siendo del todo concreto. Con el cambio de estrategia, BlackBerry busca un segundo aire, una estrategia más que justa y más que razonable, sobre todo considerando la gran cantidad de conocimiento interno en telecomunicaciones que hay dentro de la empresa, la inmensa cantidad de acuerdos con operadoras de telecomunicaciones y todo el legado que tienen en el mundo empresarial.