El parón del gobierno de Estados Unidos nos trae por fin buenas noticias. El lanzamiento de la sonda espacial MAVEN, previsto por la NASA para el próximo mes de noviembre, no se verá afectado por la situación administrativa de excepción que vive el gobierno de Barack Obama.

Y es que como os contábamos en ALT1040 hace solo unos días, el stand-by político en el que se encuentra actualmente Estados Unidos había detenido buena parte de la actividad científica del país. En el caso de la NASA, por ejemplo, el 97% de los empleados habían sido enviados de vuelta a sus hogares sin trabajo ni sueldo hasta que la situación se resolviera, lo que provocaba, por ejemplo, que la página web de la agencia espacial esté aún inactiva.

Una de las consecuencias de este frenado en seco del trabajo de la NASA era la peligrosa situación de la sonda MAVEN. Aunque su lanzamiento estaba previsto para el 18 de noviembre, MAVEN era una de las iniciativas científicas que se veían afectadas, al igual que el trabajo del Center for Disease Control and Prevention, la actividad de PubMed o incluso el seguimiento del telescopio Hubble.El lanzamiento de MAVEN podría haberse retrasado hasta 2016

Como informan en The Verge, una circunstancia fortuita ha permitido que finalmente el lanzamiento de MAVEN no se vea afectado. No son, sin embargo, razones científicas sobre el trabajo de esta misión espacial las que han hecho que la administración norteamericana reconsidere su postura.

MAVEN, una vez en Marte, estará encargada no solo de evaluar la atmósfera del planeta rojo, sino que también servirá como relé de comunicaciones para el Opportunity y el Curiosity, los dos robots que la la NASA mantiene en Marte. Este es el verdadero motivo por el que la actividad de la sonda se reactiva de nuevo.

El trabajo de la misión MAVEN, estimado en 650 millones de dólares, no se detendrá, y su lanzamiento seguirá planificado para el próximo mes de noviembre. La situación de estado excepcional a la que se acoge la sonda espacial ahora permite su envío al planeta rojo, lo que será un gran impulso para la investigación científica que desarrollen con esta misión.

Son buenas noticias, sin duda, ya que como informa Bruce Jakosky en el blog de MAVEN, esto permitirá que su lanzamiento no se retrase hasta 2016, algo que podría haber ocurrido dado el parón del gobierno de Estados Unidos. La exploración espacial se ve beneficiada por esta estrategia, lo que permitirá conocer con normalidad más datos sobre nuestro planeta vecino.