El parón del gobierno de Estados Unidos está provocando una crisis internacional sin precedentes. Y es que no solo la economía se está viendo afectada por el stand-by administrativo del país norteamericano, como alertaba Christine Lagarde, directora del FMI, hace unas horas.

También la ciencia está sufriendo consecuencias muy serias. Como os contamos el pasado miércoles en ALT1040, el impacto del parón del Gobierno de Estados Unidos sobre la investigación científica y tecnológica está siendo imprevisible.

El government shutdown por ahora ha provocado el parón de entidades científicas tan importantes como la NASA (no se puede acceder a su página web) o el CDC (que previene y controla la irrupción de enfermedades y epidemias en Estados Unidos).

La exploración espacial, gravemente afectada

Quizás una de las áreas científicas más dañadas haya sido el de la exploración espacial. Y es que a los problemas asociados al próximo lanzamiento de la sonda MAVEN, que se encargaría de estudiar la atmósfera de Marte, se unen ahora los perjuicios que el parón del gobierno de Estados Unidos tendría sobre el funcionamiento del famoso telescopio Hubble.El parón de la NASA y la inactividad del Hubble provocarían pérdidas de entre 3 y 8 millones de dólares

La inactividad de la agencia espacial estadounidense ha provocado que el control y seguimiento del Hubble hayan quedado bajo mínimos. En principio, las operaciones del telescopio no se deberían ver afectadas, ya que el personal de la NASA se ha asegurado de que siga funcionando en el espacio.

El principal problema, según informa la CNN, está relacionado con la posibilidad de que se produzca algún problema mientras esté en órbita. En ese caso, el telescopio Hubble está programado para entrar en modo seguro, de forma que los instrumentos más delicados dejarían de estar orientados hacia el Sol, para evitar posibles daños.

De forma simultánea, los paneles solares del Hubble seguirían recibiendo iluminación, pero el telescopio no podría asegurar su protección al 100%. La idea de que los paneles sigan funcionando es lógica, ya que aunque el Hubble esté en modo seguro, los instrumentos y aparatos que están en él deben seguir recibiendo energía.

Una iniciativa en Twitter recoge tuits que podría estar escribiendo la NASA si siguiera funcionando con normalidadEl impacto económico relacionado con el parón del gobierno de Estados Unidos y la inactividad del telescopio es altísimo. Según los cálculos de la propia CNN, una hora de trabajo del propio Hubble cuesta entre 8.000 y 25.000 dólares.

Esto significa que la situación en el país norteamericano podría provocar pérdidas de entre 3 y 8 millones de dólares por cada dos semanas de parón administrativo.

Sin duda alguna, nadie preveía que el perjuicio sobre la ciencia iba a ser tan alto. Sin embargo, existen algunas iniciativas ciudadanas que tratan en paliar en parte esta situación.

Esa es la idea del hashtag #ThingsNASAMightTweet, que busca solucionar en parte la ausencia de información en las redes sociales por parte de la agencia espacial estadounidense.

El impacto del estado administrativo del país norteamericano podría tener consecuencias irreversibles sobre algunas áreas de investigación, especialmente como vemos sobre la exploración espacial. Ojalá que el parón del gobierno de Estados Unidos se solucione pronto, ya que la situación de la investigación científica a nivel internacional es inédita.