Ayer conocíamos la noticia bomba del parón del gobierno de Estados Unidos provocada por la falta de acuerdo entre republicanos y demócratas en materia de presupuestos. Dado que el año fiscal en el país norteamericano comenzaba el 1 de octubre, este hecho deja en stand-by a muchas instituciones y entidades.

El propio Barack Obama aludía en una carta a los funcionarios públicos a la irresponsabilidad política como causa principal del parón del gobierno de Estados Unidos.Reagan fue el presidente que más parones administrativos sufrió

La situación, sin embargo, no es nueva. A nivel federal, ya se habían dado casos de parón administrativo durante el gobierno de Bill Clinton (noviembre y diciembre de 1995), de George H.W. Bush o de Gerald Ford. A pesar de ello, los presidentes que más situaciones de government shutdown sufrieron fueron, sin lugar a dudas, Jimmy Carter (5 ocasiones) y Ronald Reagan (8 veces).

Por lejana que nos parezca esta curiosa e incluso sorprendente situación política, lo cierto es que el parón del gobierno de Estados Unidos nos afecta más de lo que pensamos. Y es que a nivel científico y técnico, la pausa administrativa tiene consecuencias internacionales sobre la investigación.

Ojo a las epidemias y nuevas enfermedades

Uno de los primeros grandes damnificados del parón del gobierno de Estados Unidos es el Center for Disease Control and Prevention, más conocido como CDC, que se encarga de desarrollar y aplicar las medidas necesarias para prevenir y controlar las enfermedades, cuidar la salud ambiental y la realización de actividades relacionadas con la educación sanitaria.

parón del gobierno de Estados Unidos
Brett Weinstein (Wikimedia)

Podría darse un tremendo problema de salud pública a nivel mundial Según informa el Wall Street Journal, los cerca de 4.200 funcionarios que trabajan en este centro se dedican estos días a tareas mínimas de funcionamiento.

En otras palabras, si brota cualquier enfermedad infecciosa, como los casos recientes de MERS en Oriente Medio, no podremos enterarnos, ni tener herramientas para controlar su transmisión.

Esto, lógicamente, no solo afecta a Estados Unidos, sino que puede ser desastroso desde la perspectiva de la salud pública a nivel mundial. Y todo por una cuestión de presupuestos.

La exploración espacial, también afectada

El parón del gobierno de Estados Unidos también ha provocado situaciones sorprendentes, como la imposibilidad de acceder a la web de la NASA. Si tratamos de entrar en su sitio web oficial, un mensaje intrigante nos llamará mucho la atención:

Este sitio web no se está disponible durante el cierre del Gobierno. Lamentamos profundamente las molestias que esto pueda causar.

El problema es que no solo la web de la NASA ha sido afectada por este stand-by administrativo. La situación es tan insostenible, que la propia exploración espacial también puede detenerse.

Y es que como informan en Universe Today, el parón administrativo podría hacer peligrar la próxima misión espacial a Marte, ya que se planeaba enviar la sonda MAVEN, encargada de estudiar la atmósfera del planeta vecino, el próximo 18 de noviembre.

parón del Gobierno de Estados Unidos

Al haberse parado el trabajo de la NASA, también lo han hecho los estudios y trabajos confirmatorios en el Kennedy Space Center antes del lanzamiento, por lo que es bastante probable que la misión de MAVEN sufra algún retraso importante.

Buscar publicaciones científicas bajo mínimos

Otro de los grandes afectados por esta caótica situación es PubMed, el motor de búsqueda de libre acceso gestionado por la Biblioteca Nacional de Estados Unidos. Gracias a él, podemos entrar en la base de datos MedLine, donde están depositadas cientos de revistas y artículos que millones de investigadores consultan a diario.

A pesar de que su parón no ha sido tan drástico como el sufrido por la NASA, ya que aún podemos acceder a su sitio web, PubMed informa en un llamativo (e incluso inquietante) mensaje en rojo sobre la situación de estos días:

Due to the lapse in government funding, PubMed is being maintained with minimal staffing. Information will be updated to the extent possible, and the agency will attempt to respond to urgent operational inquiries.

Es decir, por fortuna los científicos aún pueden acceder a la base de datos, pero esto no quiere decir que sea actualizada durante estos días. Quizás aquí el problema sea menos grave que la situación que vive el CDC o incluso la NASA, pero no deja de ser llamativa la implicación internacional que tiene el parón del gobierno de Estados Unidos sobre la ciencia.