Durante los últimos meses hemos sido testigos de cómo poco a poco se revelan más detalles sobre el programa de vigilancia doméstica, o en otras palabras, espionaje, que mantuvo y mantiene la NSA no solo en los Estados Unidos, sino también en el resto del mundo al aliarse con otras agencias de inteligencia y obligar a empresas de servicios digitales a que le faciliten datos, mediante el programa PRISM. Hoy, nuevos e impactantes datos han sido revelados sobre un programa que la NSA estuvo probando durante un tiempo, hace un par de años: realizar seguimientos de personas utilizando redes móviles.

Responsables de la NSA en infinidad de ocasiones luego de las revelaciones realizadas por Edward Snowden aseguraron que en ningún momento hicieron seguimientos basándose en redes móviles, ni obligarían a los operadores a facilitarle tales datos. Dicha información ha sido desmentida hoy mismo por James Clapper, director de inteligencia nacional, durante un testimonio ante el senado de los Estados Unidos, reporta The New York Times.

Los operadores pueden registrar los movimientos de los usuarios en todo momentoDurante los años 2010 y 2011, la NSA realizó "experimentos" de sistemas de seguimiento de personas basados en las redes móviles. Es decir, la agencia de seguridad nacional de Estados Unidos mantenía un constante seguimiento de "personas de interés" (por supuestos motivos de seguridad) basándose en la ubicación proporcionada por el móvil que llevaban en el bolsillo.

Esto, no podría haber sido posible sin la colaboración (voluntaria o involuntaria) de los operadores de telefonía, así como en otros casos de seguimiento y espionaje de datos personales han tenido que colaborar, de unau otra forma, las empresas responsables de servicios como correos electrónicos o plataformas en la nube (para esto nació el programa PRISM).

Según Clapper, los datos obtenidos por este experimento "nunca estuvieron a la disposición de los agentes de inteligencia". Lamentablemente nunca tendremos claro si esto fue así, o incluso si el programa sigue en marcha aún y cuando la agencia lo niega. Lo que sí podemos estar seguros es que el senado de Estados Unidos está solicitando reformas relacionadas a los programas de inteligencia en el país, desde que se dio a conocer toda la información que ha revelado Edward Snowden. Solo el tiempo dirá si el gobierno aprueba las reformas, y más importante, si realmente harán alguna diferencia.

👇 Más en Hipertextual