Por increíble que parezca, la impresión 3D podría ayudarnos a entender un poco más los mecanismos de resistencia que presentan algunas bacterias al tratamiento con antibióticos, un tema que se ha agravado durante los últimos años y que actualmente constituye un problema importante de salud pública.

Esta amenaza sanitaria, como ya os contamos en ALT1040 hace unas semanas, está despertando por fin un interés político importante. De hecho, la ministra de Sanidad del Reino Unido calificaba a estos microbios resistentes como un peligro tan importante como el terrorismo. Parece que por fin las autoridades políticas despiertan ante los llamamientos de la comunidad científica.

En este contexto, donde no solo es importante buscar nuevos tratamientos terapéuticos, que supongan una alternativa a los antibióticos, como el plasma o los bacteriófagos, resulta muy interesante seguir estudiando las comunidades bacterianas más amenazadoras.Hasta ahora los cultivos de estas bacterias eran bidimensionales

En esa evaluación de su comportamiento, la impresión 3D podría ser de gran ayuda para los miles de microbiólogos que tratan de entender los mecanismos de resistencia de bacterias como Pseudomonas aeruginosa o Staphylococcus aureus.

Un estudio realizado por científicos de la Universidad de Texas ha logrado implementar la utilización de la impresión 3D para diseñar comunidades bacterianas. Su propósito ha sido conocer el impacto de la geometría y las relaciones tridimensionales en el comportamiento de estos microorganismos. Para determinar hasta qué punto estos dos parámetros influían sobre las comunidades bacterianas, nada mejor que usar esta revolucionaria técnica.

Su trabajo de investigación, publicado en la prestigiosa revista PNAS, ha permitido utilizar la impresión 3D para diseñar diferentes comunidades bacterianas, con tamaños, formas y estructuras diversas, en las que los microorganismos se encontraban embebidos en gelatina.La impresión 3D podría ayudarnos a entender mejor las resistencias bacterianas

De este modo, los investigadores norteamericanos pudieron analizar el comportamiento y la relación de dos especies bacterianas muy peligrosas, como las ya mencionadas Pseudomonas aeruginosa o Staphylococcus aureus.

En particular, tras aplicar la técnica de la impresión 3D en el diseño de estas comunidades, vieron como un picolitro de Staphylococcus aureus confería resistencia a un tipo de antibióticos llamados beta-lactámicos, al disponerse cerca de un cultivo imprimido de Pseudomonas aeruginosa.

Este trabajo llama mucho la atención, ya que es la primera vez que se aplica la impresión 3D de forma tan directa en microbiología. Aunque la mayor parte de estudios in vitro de estos microorganismos se hace con cultivos bidimensionales, lo cierto es que la llegada de esta revolucionaria técnica podría cambiar para siempre nuestros conocimientos sobre la biología de estas bacterias.

👇 Más en Hipertextual