Cada vez son más el número de productos inteligentes que nos rodean. A principios del año pasado os hablábamos por primera vez de la Nike+ Fuelband, un producto con un diseño muy atractivo y una meta muy clara: que los usuarios se motivaran a hacer más ejercicio. El dispositivo siempre tuvo ciertas carencias respecto a su competencia, algo que parece que no han querido solucionar con la presentación de la FuelBand SE.

Ayer se presentaba el nuevo modelo de la conocida pulsera de Nike y os contábamos todas sus novedades. En este artículo queremos centrarnos en las carencias que presenta este dispositivo, el cual presenta una lista de puntos negativos bastante grande y más competencia que nunca.

Salida del limbo

Uno de los principales problemas que presentaba el modelo original era la falta de precisión a la hora de medir distancias, pasos, FUEL, etc. Esto hacía que su target fuesen personas interesadas en la tecnología o en el diseño, pero que no necesiten una herramienta para medir pormenorizadamente los ejercicios que realizan.

Con la FuelBand SE han querido corregir ese error añadiendo en la aplicación de iOS (ya iremos a eso luego) la opción de especificar qué deporte vamos a realizar. De esta manera la pulsera sabrá como medir mejor esa actividad y evitar, según dicen, "que hagas trampas", algo que no me parecería muy lógico hacer. Me parece engorroso tener que estar especificándole a la aplicación que vamos a hacer en cada momento. Lo que me gusta del modelo original es que la llevas puesta y te olvidas, el dispositivo ya se encarga de registrar todo lo que haces.

Matrimonio con iOS

Nike ha demostrado en más de una ocasión el interés que tienen por la plataforma de Apple. Desde un primer momento lanzaron aplicaciones para los iPods, algo que han ido repitiendo con cada producto nuevo. Una de las características atractivas que tiene la FuelBand es la capacidad de conectarse con una aplicación en tu smartphone y ver en tiempo real tus progresos. Desgraciadamente, esta aplicación es exclusiva para iOS, algo que no han querido cambiar con el nuevo lanzamiento.

Es cierto que puedes conectar la pulsera a tu computadora y te lleva a la web de Nike, donde puedes ver tus estadísticas, pero creo que es un incordio. Puedo entender que el modelo original, al lanzarlo en territorio estadounidense, se centraran en iOS, ya que allí es la plataforma dominante. Si Nike quiere lanzar su pulsera en otros mercados, debería estudiar los porcentajes que tienen las otras plataformas, ya que dudo que un usuario de Android le resulte muy atractiva la oferta.

"FAILband"

Nike ha jugado a lanzar una "Fuelband S", es decir, una pequeña actualización
Algo de la presentación de ayer me pareció un poco insultante. Una de las novedades que se incluye en la FuelBand SE es la posibilidad de acceder a la hora pulsando dos veces el botón. Los que tenemos una FuelBand hemos padecido el incordio de tener que ir pulsando varias veces cada vez que queremos saber un determinado dato. Esta nueva funcionalidad debería poder incluirse en el primer modelo, ya que es algo que se puede solucionar con software.

Además, presenta una serie de carencias importantes respecto a la competencia. A principios de mes os hablábamos de la Fitbit Force, un producto que sí es compatible con iOS y Android e incluye muchas más características que la pulsera de Nike. Además, a un precio inferior.

Para mi gusto, Nike ha jugado a lanzar una "Fuelband S", es decir, una pequeña actualización del dispositivo. En mi opinión, creo que era necesaria una apuesta totalmente nueva, adaptándose a las necesidades de los usuarios y ampliando el abanico de posibles interesados. Han querido llamar la atención con pequeñas características, lo cual creo que hará que disminuya drásticamente el número de personas dispuestas a comprarla.