Allá por 2004, los medios de comunicación se hicieron eco de una noticia realmente preocupante: llegaba el síndrome de suicidio por Internet, denominación escogida para hablar de la muerte de varios jóvenes japoneses. El titular era sin lugar a dudas llamativo, y nos llevaba a la creación de los también conocidos como falsos mitos de Internet.

La historia no es nueva. La llegada y el avance de las nuevas tecnologías no siempre son vistas con buenos ojos. Estamos cansados de hablar de los malísimos efectos que provocan los videojuegos de acción. Es lo que llama mi compañero Santi Araujo eterno pánico al avance, en este caso, en relación con la impresión 3D.

Entre los falsos mitos de Internet se encuentran no solo que provoca el aislamiento de las personas y tendencias suicidas. También hemos oído hablar de la red de redes como una de las causantes del déficit de atención y de la hiperactividad, algo que nos negaba el Dr. Josep Antoni Ramos Quiroga en esta entrevista. En definitiva, Internet es el mal.

Internet: ¿una ayuda para personas con problemas psicológicos?

Como mencionábamos antes, la red es temida por muchos, y hay incluso quien ha afirmado que podría ser causante directa de los problemas psicológicos de muchas personas. El conocido como síndrome de suicidio por Internet es solo la punta del iceberg de una tendencia perniciosa: culpar a los avances tecnológicos de problemas que poco tienen que ver con ellos.La sociedad sufre un eterno pánico a todo lo que suene a avance tecnológico

Si bien es cierto que se han conocido casos de bullying en vídeos de YouTube, no podemos negar el poder de denuncia que también ha habido en las redes sociales. Quizás hace años esos mismos casos de acoso no se conocían, y por tanto, no podían prevenirse e incluso frenarse.

De hecho, en relación a los conocidos falsos mitos de Internet, un equipo de investigación de la Universidad de Harvard ha realizdo una completa revisión sistemática de los estudios publicados sobre la influencia positiva y negativa de la red, que ha sido publicada en la revista PLOS One.

Internet tiene tanto efectos positivos como negativos dicen científicos de HarvardLos autores, aunque citan los casos de suicidio mencionados antes, resaltan la importancia de la red como soporte psicológico en algunas situaciones. No queremos decir que Internet sustituya en ningún caso el apoyo de profesionales médicos en aquellas personas que puedan necesitarlo, pero en ocasiones la red logra construir comunidades donde incrementar la relación y la conexión de personas más bien solitarias.

Los científicos de Harvard explicaron que sus resultados pueden sonar contradictorios, ya que en su revisión vieron estudios que hablaban tanto de efectos positivos como negativos de la red sobre las personas.

En mi opinión, el incremento del uso de Internet (estimado en un 566,4% desde diciembre de 2000 a junio de 2012, según los investigadores) es un hecho realmente positivo para todos. La red supone una increíble fuente de información, y que sea positiva o negativa dependerá del uso que hagamos de ella.No deberíamos culpar a Internet de todos nuestros problemas

Culpar a Internet de los problemas psicológicos que podamos tener es desviar la atención sobre las posibles soluciones que deberíamos afrontar. En algunos casos, la red sirve como soporte emocional, por ejemplo en personas que no saben cómo salir del armario y buscan consejos de otros que hayan pasado por la misma situación.

Como ejemplo, basta mencionar la campaña It gets better, impulsada por Dan Savage, y que ha contado con la colaboración de personalidades como Barack Obama, Hillary Clinton, Adam Lambert, Ellen DeGeneres y de empresas como Google, Facebook, Apple o Pixar, entre otras.

Google también intensificó su lucha para evitar el suicidio juvenil, como os contamos hace tiempo en ALT1040. Si tratas de usar el famoso buscador para encontrar formas de suicidarte, inmediatamente nos aparecerá el conocido como "teléfono de la esperanza", un pequeño gesto que podría servir de gran ayuda a usuarios con problemas.

Como conclusión, me gustaría resaltar que la realidad sigue estando ahí afuera. Los falsos mitos de Internet tratan de culpar a la red de problemas que como sociedad deberíamos afrontar de manera seria y rigurosa, no tratando de desviar la atención únicamente hacia los avances tecnológicos.