Google Glass

Antonio Zugaldia (Wikimedia)

Las esperadas Google Glass desarrolladas por Google, que llegarán a los consumidores en 2014, no paran de sorprendernos en cuanto a sus usos en el ámbito de la medicina. Y es que estas gafas de realidad aumentada presentan una gran diversidad de aplicaciones en diferentes campos.

El primero en demostrar que se podían usar Google Glass durante el transcurso de una intervención quirúrgica fue Pedro Guillén, jefe del Servicio de Traumatología de la Clínica CEMTRO de Madrid. Su aplicación sería luego imitada por un hospital holandés, que usaría las Google Glass durante una operación de mandíbula.

En ambos casos, los dos centros médicos alabaron los beneficios que podría tener la utilización de Google Glass en el trabajo de los profesionales sanitarios, porque además podría favorecer el aprendizaje de los estudiantes de medicina.Se recrearon 4 escenarios clínicos donde podrían usarse las Google Glass

Estos beneficios son ahora evaluados a nivel científico, tras la publicación en la revista Health and Technology de un análisis pormenorizado del uso de las Google Glass en el ámbito médico.

Y es que investigadores de la Sección de Cardiología de la University of Arkansas for Medical Sciences decidieron determinar por primera vez, usando el método científico, si realmente las Google Glass pueden ser usadas en los centros hospitalarios.

Para hacerlo, recrearon cuatro escenarios habituales de la práctica clínica, con el objetivo de comprobar si las Google Glass provocaban un beneficio médico contrastado. Estas situaciones incluían la interpretación de un electrocardiograma, el asesoramiento en un caso de taponamiento cardíaco, el análisis médico de la monitorización de la punción de una vena y del uso del desfibrilador.

Ernstl (Wikimedia)

En todos los casos expuestos, no existió trato directo con los pacientes, ni se compartió información privada de personas enfermas. En los cuatro escenarios propuestos, por tanto, se trató de simular el beneficio médico de las Google Glass.La formación médica podría verse beneficiada

Los resultados de este primer trabajo científico explican que las innovadoras gafas de Google podrían mejorar el aprendizaje de los residentes en los hospitales, al poder visualizar las prácticas de las técnicas médicas en detalle.

Los científicos norteamericanos explican que uno de los puntos positivos de la wearable tech es que podría mejorar los entrenamientos simulados de los estudiantes, garantizando al mismo tiempo la seguridad de los pacientes.

Sin embargo, una de las grandes limitaciones que explican es la de compartir posibles datos privados de los pacientes. Una barrera, la de la protección de la información personal, que será garantizada por las administraciones, pero que limitará a su vez la adopción de este tipo de tecnología en la práctica médica rutinaria.

Seattle Municipal Archives (Wikimedia)

Una vez que estuvieran disponibles, las Google Glass podrían mejorar la educación médica, a la vez que se garantizaba un cierto grado de seguridad en los tratamientos de los pacientes. Por lo tanto, esta tecnología cuenta con importantes beneficios médicos, en opinión de los investigadores norteamericanos.

Debería garantizarse la privacidad y considerar el grado de aceptación de los pacientesA la barrera administrativa que se supone que ha de proteger la protección de los datos privados, los científicos también añaden que otro de los límites a tener en cuenta es la propia aceptación de los pacientes.

¿Veremos en el futuro a nuestros médicos llevando las Google Glass a la hora de realizar los diagnósticos o eligiendo los tratamientos?

Preguntas, sin duda, curiosas, que comenzaremos a responder el año que viene, cuando las gafas de Google estén disponibles para el público general. De momento, la adopción de esta tecnología por parte de la medicina es bienvenida, aunque siempre con un grado de cautela importante.