Steve Ballmer

Si algo tenemos claro a estas alturas, es que Steve Ballmer es una persona muy emotiva. Muchos recordamos sus famosas apariciones eufóricas y otras más tristes. Hace unas horas tuvo lugar la última reunión de toda la compañía en la que estaría presente y Ballmer aprovechó esa ocasión para despedirse ante aplausos de miles de empleados de Microsoft. Como es de esperar, la vena más emotiva del CEO de la empresa se activó rápidamente.

Como si ya fuera un ritual, Ballmer subió al escenario tras Wanna Be Startin' Somethin' de Michael Jackson, canción que había sonado en la primera reunión de empleados de Microsoft en 1983, seguida de (I've Had) The Time of My Life de la banda sonora de Dirty Dancing. Un curioso playlist que se mezclaba con la ovación de 13.000 empleados de la compañía.

Siguiendo con el paralelismo de esa primera reunión de 1983, Ballmer repetía una de las frases utilizadas en ella: "tenemos potencial increíble en frente de nosotros, tenemos un destino increíble", afirmaba visiblemente emocionado. Y continuó diciendo:

Sólo nuestra compañía y otras pocas tienen la posibilidad de escribir el futuro. Vamos a pensar en grande, vamos a apostar en grande

No todo fueron declaraciones emotivas. El CEO de Microsoft aprovechó esta ocasión para lanzar unos adjetivos a sus rivales más cercanos declarando que Apple trata de ser "de moda", Amazon.com trata de ser "barato", Google sobre "conocer más", mientras que Microsoft trata de "hacer más". Ballmer afirmaba que la compañía "tiene un gran futuro", frase que no se cansa de repetir estos días.

Era el mes pasado cuando anunciábamos que Steve Ballmer dejaría su puesto en los siguientes 12 meses. Algunos nombres destacan por encima de otros para sustituirle, siendo el ex-CEO de Nokia, Stephen Elop, y Alan Mulally de Ford los candidatos que más se barajan. La retirada de Ballmer, además del cambio que significa para la compañía, también nos dejará sin apariciones y declaraciones como esta.