vegetales en el espacio

Modern Farmer

El año pasado, un astronauta llamado Don Pettit comenzó a escribir acerca de un experimento para lograr crecer comida en el espacio desde la Estación Espacial Internacional, para ser precisos. Todo parecía indicar que esto no iba a ser posible ya que las condiciones atmosféricas dentro de la estación no son las ideales para cualquier organismo vivo, en especial para plantas o vegetales. Sin embargo, tras casi un año de experimentación y 28 días de cuidados extremos, la NASA ha logrado crecer seis vegetales en el espacio.

Estas seis cabezas de lechuga romana, podrían significar un ahorro de 10,000 dólares por cada medio kilo de comida que se envía al espacio. Los vegetales en el espacio no fueron fáciles de crecer, han estado durante 28 días en bolsas aislantes y bajo la luz de LEDs color rosa neon; y lo estarán hasta diciembre que puedan ser cosechadas. Sin embargo, estos vegetales no serán consumidos en la estación espacial, al contrario, serán congelados y enviados a revisión a la Tierra para asegurarse de que son comestibles.

Si bien es cierto que seis cabezas de lechuga romana no lograrán alimentar ni por un día a un astronauta, son un gran paso para el desarrollo de tecnologías que logren alimentar a los astronautas. Estos vegetales en el espacio también significan que podemos no estar muy lejos de descubrir la forma de alimentarnos sin estar en la Tierra y, tal vez, en un futuro logremos subsistir fuera de nuestro querido planeta.

Por el momento, los experimentos del programa para crecer vegetales en el espacio están enfocados a las reacciones y crecimiento de plantas en gravedad cero. Sin embargo, la NASA tiene un programa llamado VEGGIE que tiene como objetivo crecer vegetales en el espacio para lograr alimentar a una tripulación entera dentro de la Estación Espacial Internacional. Un objetivo ambicioso pero que gracias a estas cabezas de lechuga romana pueda hacerse posible muy pronto. VEGGIE está en periodo de experimentación y está intentando crecer brócoli, girasol y otro tipo de lechugas. Aunque aún tiene varios años de investigación por delante, los primeros brotes ya se están analizando.