Videojuegos

Metal Gear Solid: la obra maestra de Hideo Kojima cumple 15 años

Por 3/09/13 - 10:07

Hace 15 años del lanzamiento de Metal Gear Solid y, a pesar del tiempo transcurrido, sigue siendo uno de los mejores juegos de la historia, así como uno de los más influyentes.

Metal Gear Solid: la obra maestra de Hideo Kojima cumple 15 años

El 3 de septiembre de 1998 llegó a las tiendas Metal Gear Solid, la obra maestra de Hideo Kojima. Es decir, han pasado 15 años desde el lanzamiento de uno de los juegos más importantes e influyentes de la historia. Metal Gear Solid mostró al mundo lo que muchos otros habían enseñado antes: los videojuegos también pueden estar dirigidos a un público adulto que busca historias maduras. Pero lo hizo como nadie lo había hecho hasta entonces. Y mientras lo hacía, sentó las bases de los juegos de infiltración.

A pesar de ello, Metal Gear Solid no era un juego original, ya que anteriormente se habían publicado dos entregas. Sin embargo, esta secuela recibió un lavado de cara completo; algo así como lo que ocurrió con Grand Theft Auto III en la siguiente generación de consolas.

Además, obviamente, están todos los homenajes y la influencia del cine de acción de los ochenta y los noventa. De hecho, el propio Solid Snake era una mezcla de Jean-Claude Van Damme y Christopher Walken (con el paso de los años se acercaría cada vez más al otro Snake; el interpretado por Kurt Russell en Escape from L. A.). Pero Metal Gear Solid, con todos sus clichés y los enrevesados giros de su guion, revolucionó la industria.

Metal Gear Solid: Ninja
Su legado es mayor, ya que las secuelas también tienen un lugar en la historia de los videojuegos y también introdujeron cambios importantes, en lugar de limitarse a copiar la fórmula. Metal Gear Solid 2 nos daba la opción de jugar como Raiden e introducía la vista en primera persona al apuntar con las armas y Snake Eater ahondaba en la idea de la infiltración con el elemento de la supervivencia; ya no sólo bastaba con esconderse, también había que alimentarse. Pero nada de esto habría sido posible sin Metal Gear Solid, un juego que logró vender 6 millones de copias —tampoco sin las primeras entregas, pero su impacto fue menor.

¿Qué hace grande a Metal Gear Solid? La respuesta no puede ser más simple: todo. Jugabilidad, historia, gráficos (para la época, claro)... Absolutamente todos los elementos están cuidados hasta el más mínimo detalle y a lo largo del juego se intercalan momentos de tensión, acción y humor. Ese peculiar sentido del humor —muchas veces oculto— es otra de sus señas de identidad.

Y, por supuesto, también hay que hablar de los personajes. Solid Snake se convirtió rápidamente en un referente y en uno de los protagonistas más carismáticos de la historia, pero estuvo muy bien acompañado. Algunos de los mejores personajes únicamente aparecían a través del codec, el sistema de comunicación del juego que en muchas ocasiones servía como hilo conductor de la trama, pero aun así revelaban detalles de su personalidad. Por su parte, Otacon y Meryl, dependían de las decisiones del jugador para sobrevivir y humanizaban aún más a Snake. Ninja (Gray Fox) merecería un capítulo aparte, pues consiguió eclipsar al mismísimo Solid.

Los enemigos a los que había que enfrentarse tampoco se quedaban atrás. Fox Hound era una organización llena de villanos estereotipados, sí, pero con el suficiente carisma y personalidad como para que no se notase. Vulcan Raven es enorme —en todos los sentidos— y Liquid Snake lo tiene todo para ser uno de los mejores jefes finales de la historia.

Metal Gear Solid: Game Over
Sin embargo, hay otros tres que les superan: Sniper Wolf, Revolver Ocelot y Psycho Mantis. La primera es un nuevo ejemplo de la profundidad del juego, ya que su batalla supone un auténtico reto (y recuerda las estúpidas polémicas que provocó el hecho de que fuese necesario tomar Diazepam para apuntar correctamente). Este combate únicamente es superado por la lucha contra The End en Metal Gear Solid 3: Snake Eater. Revolver Ocelot no dejó de ir a más y se convirtió en uno de los protagonistas de la saga, siempre desde las sombras. Por último, Psycho Mantis es posiblemente uno de los personajes más complejos que jamás se hayan diseñado y uno de los primeros en atravesar la cuarta pared, pues era capaz de controlar el mando del jugador y de leer su tarjeta de memoria.

Aunque parezca mentira, ya han pasado 15 años desde que por primera vez aparecimos en la base de Shadow Moses en la piel de Solid Snake; un escenario que ya conocíamos después de haber jugado cientos de veces a la demo de Metal Gear Solid. 15 años desde la primera vez que utilizamos una ración, oímos la alerta de los soldados al descubrir nuestro rastro, usamos cigarrillos para descubrir rayos láser ocultos, nos escondimos en una caja o escuchamos al Coronel Campbell gritar nuestro nombre por el codec al ser derrotados. 15 años desde que Hideo Kojima escribió un nuevo capítulo en la historia del videojuego.

Puedes comentar sobre este y otros temas en nuestra comunidad

comentar

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia. Si sigues navegando estás aceptando nuestra política de cookies