La crisis económica, iniciada en 2008, lleva cinco años golpeando las estructuras más básicas del bienestar de la ciudadanía. Y es que desde la quiebra de Lehman Brothers, o incluso antes, los recortes iniciados para tratar de frenar la caída de la economía a nivel mundial y nacional han sido durísimos. Media década después nos preguntamos, ¿cuáles son las consecuencias de la crisis sobre la sociedad?

Durante años, los investigadores se han planteado si en realidad existían efectos sobre la salud de los ciudadanos como consecuencia de la crisis económica. Por ejemplo, en 2000 se publicaba un artículo en la revista Quarterly Journal of Economics, en el que se preguntaban las consecuencias de la crisis sobre la salud de la ciudadanía.

El trabajo de investigación, realizado en el seno del Massachusetts Institute of Technology, buscaba responder si era verdad que nuestro estado de salud fluctuaba en función de los ciclos de recesión económica. ¿Era cierto que nuestra condición física y mental, o el número de suicidios, variaban en función de las crisis?

En este caso se valoraban estadísticas de Estados Unidos entre 1972 y 1991, y se había observado que un incremento del 1% en la tasa de desempleo estaba relacionado con una reducción de la mortalidad de 4,6 fallecimientos cada 100.000 personas. Estos datos, contrarios a lo que podríamos pensar en un primer momento, podrían incluso afirmar que las consecuencias de la crisis tienen un impacto positivo sobre nuestra salud. ¿Qué dicen otras investigaciones?

La Gran Depresión, el espejo donde mirarnos

La Gran Recesión provocó graves problemas de malnutriciónNormalmente se comparan las cifras económicas de la crisis iniciada en 2008 con la conocida como Gran Depresión, la recesión económica mundial que se prolongó durante la década de 1930 y que fue anterior al estallido de la II Guerra Mundial. También en el impacto de las consecuencias de la crisis actual debemos mirar hacia atrás, para ver si se dieron situaciones similares.

Un artículo publicado en The Economist repasaba que una de las consecuencias de la crisis podría ser el aumento de la malnutrición. Sin embargo, este impacto negativo no es un mal indicador únicamente de la Gran Recesión, sino que también se ha hecho notar durante la reciente crisis económica.

Así lo anunciaban desde el I Encuentro de la Fundación Andaluza de Nutrición y Dietética celebrado en 2012, donde se explicó que una de las consecuencias de la crisis estaba en el empeoramiento de la situación nutricional de la población.

Aumenta un 8% el número de suicidios en España No solo comemos peor, sino que la recesión puede estar agravando nuestra salud mental. Por ejemplo, un reciente trabajo sobre el aumento de la tasa de suicidios, publicado en European Journal of Public Health, determinaba que en España había aumentado un 8% el número de suicidios durante la crisis económica.

La idea no era, sin embargo, del todo novedosa. Ya en 1897, Durkheim había asociado que una de las consecuencias de la crisis podía estar en el aumento del número de suicidios.

Y es que nuestra salud es, sin lugar a dudas, uno de los grandes perjudicados de la mala situación económica. Además de la malnutrición y del aumento de suicidios, la obesidad en la ciudadanía podía aumentar en función de la recesión económica, como concluyeron investigadores de la Universidad de Nebraska.

Los sistemas de salud, los grandes afectados por los recortes

Como vemos, las consecuencias de la crisis implican graves deterioros de nuestra salud física y mental. Pero el impacto negativo no está relacionado solo con diversos parámetros relacionados con la calidad de vida de las personas. También los recortes afectan de manera directa a nuestra salud.

Y es que uno de los grandes perjudicados debido a la famosa reducción del déficit ha sido la inversión en sanidad. Como explicaban en un trabajo de investigación publicado en la revista British Medical Journal, los recortes realizados durante 2012 podrían tener como consecuencia la desaparición del sistema público de salud en España.

Consecuencias de la crisis
Luis García (Wikimedia)

No eran críticas aisladas. Son muchos los científicos que alertan sobre las devastadoras consecuencias de la crisis sobre nuestra salud. Salvador Peiró, del Centro Superior de Investigación en Salud Pública de Valencia, lo expresaba claramente en un artículo sobre la crisis económica: "Para salir del hoyo, hay que dejar de cavar".

Los recortes están destruyendo la sanidad pública en EspañaEl sistema público de salud de España, considerado como uno de los más eficaces del mundo, de acuerdo a un reciente estudio publicado en Bloomberg sobre la sanidad a nivel internacional, está viendo como los recortes hacen mella sobre sus pilares más básicos.

Hasta el momento, la sanidad española se situaba en la quinta posición en el ránking mundial, con una tasa de eficiencia del 68,3%, por detrás de Hong Kong, Singapur, Japón e Israel.

Las consecuencias de la crisis económica son impredecibles, pero por desgracia, parece que los efectos de los recortes están claros. Destruir uno de los mejores sistemas públicos de salud del mundo tendrá un impacto irreversible sobre la ciudadanía, que ya sufre los efectos de la recesión económica iniciada en 2008. Aún no sabemos cuándo saldremos de la crisis, pero todas las investigaciones apuntan a que el desenlace será devastador.