Aunque la biotecnología es considerada como una de las disciplinas científicas más antiguas, ya que engloba procesos tradicionales como la fermentación del pan, la cerveza o el vino, lo cierto es que en los últimos años ha cambiado radicalmente su estrategia. El lanzamiento de Calico, la nueva apuesta de Google podría ahora revolucionar de nuevo la industria biotecnológica.

Como nos explicaba Santi Araujo hace unas horas en ALT1040, era difícil pensar ahora mismo en Google como únicamente un mero motor de búsqueda. Durante los últimos años, su estrategia empresarial se ha basado en ampliar el número de sectores en los que trabaja. ¿Supondrá Calico la revolución definitiva en biotecnología?

Biotecnología, un sector en auge

Como mencionaba antes, las definiciones clásicas de la biotecnología, incluyendo la de la OCDE, entienden que es una disciplina que "utiliza seres vivos o partes de los mismos para fabricar bienes o servicios". En base a este concepto, podemos entender como biotecnología la producción de cualquier alimento, la generación de los polémicos organismos transgénicos o la fabricación de fármacos de interés.La biotecnología es una disciplina con miles de años de historia

¿Qué papel puede jugar Calico ahora en el sector de la biotecnología? Para responder a esta pregunta, es importante ver en qué tablero se están moviendo las piezas biotecnológicas en los últimos años.

Y es que la llegada de la secuenciación de nuestro genoma, la implantación de la bioinformática y la aparición de la biología sintética, bien podrían darnos unas pistas sobre cuál podría ser la estrategia de Google.

En un principio, parece que el lanzamiento de Calico tendrá como objetivo luchar contra el envejecimiento y enfermedades derivadas. El problema es que en base a esta idea, la nueva compañía creada por Google podría dedicarse a mil cosas diferentes: diagnóstico genético, tratamiento del cáncer o terapias contra enfermedades neurodegenerativas. Las posibilidades son infinitas.

Calico
Tom Purcell (Flickr)

Incluso la nueva Calico podría seguir los pasos de una pionera compañía española, denominada Life Lenght, impulsada en el seno del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas de Madrid. La empresa, creada por la prestigiosa científica María Blasco, ha puesto en marcha la tecnología TAT, mediante la cual pueden calcular la longitud de los telómeros de cada persona y estimar la esperanza de vida individual.

Google, ¿a qué juegas?

Debido a que el abanico de posibilidades en el que podría moverse Calico es enorme, quizás sea bueno preguntarnos quiénes están detrás de esta operación. Y es que tras la sorprendente noticia de Google aparece un nombre llamativo: Arthur D. Levinson.

¿Y por qué debe importarnos Levinson? Hasta el momento, este bioquímico de formación había trabajado como presidente y director ejecutivo de Genentech, que tal vez pueda ser considerada como la empresa bandera del sector de la biotecnología.

Creada en la década de los años 70 por Robert A. Swanson y Herbert W. Boyer, los conocedores del sector biotecnológico consideran a esta compañía como la pionera de la industria, al aprovechar las extraordinarias ventajas de la tecnología del ADN recombinante.Calico será dirigida por un experto del sector biotecnológico

En otras palabras, Calico estará dirigida por un eminente experto del sector de la biotecnología, pero, ¿hacia dónde dirigirá sus pasos? Si echamos un vistazo al pipeline de productos de Genentech, veremos que en los últimos años la compañía de Levinson se había especializado en la producción de anticuerpos monoclonales para el tratamiento de diferentes enfermedades, tales como el cáncer, el asma o incluso la psoriasis.

La experiencia de Levinson en este sentido podría aportar mucho en la gestión del nuevo negocio de Google. Y es que Calico podría revolucionar el sector de la biotecnología con nuevas aproximaciones terapéuticas, dependiendo de cuáles sean sus objetivos comerciales. Esa sería una buena apuesta para la lucha contra el envejecimiento, como explican en su lanzamiento inicial.

Pero aún hay más. Para los que no comprendan por qué Google se lanza ahora a la piscina de la biotecnología, basta con explorar un poco quién es quién en la gran multinacional estadounidense. Y es que junto al nombre de Sergey Brin y Larry Page aparece otro generalmente desapercibido: Anne Wojcicki, ex-mujer de Brin y experta conocedora del sector biotecnológico.Calico podría impulsar la medicina personalizada

Wojcicki fue la encargada de montar, junto con Linda Avey y Paul Cusenza, la conocida empresa de diagnóstico genético 23andMe, una compañía que nació en 2006 respaldada por fuertes inversiones de Google. Por tanto, no es la primera vez que la empresa de Mountain View entra en el sector biotecnológico, pero esta alianza anterior puede darnos pistas sobre qué hará Calico.

Y es que la experiencia de Levinson en Genentech, unida a las inversiones iniciales en una compañía de diagnóstico genético, podrían dar como resultado una empresa que catapultara por fin la conocida como medicina personalizada.

En mi opinión, es posible que Calico aúne buena parte de los objetivos comerciales de Genentech y 23andMe, dando como resultado una empresa que trabaje en terapias totalmente individualizadas.

En otras palabras, aunque suene demasiado hipotético, podría ser posible que Calico dirigiera sus pasos hacia el desarrollo de tratamientos terapéuticos en función de nuestro ADN, lo que los científicos han llamado farmacogenómica.

Una apuesta arriesgada, sin duda, ya que es una disciplina bastante incipiente, pero que podría garantizar su éxito al contar con el respaldo inversor de Google. Solo el tiempo dirá si Calico lucha contra el envejecimiento de esta manera, pero de momento, la apuesta de los californianos está revolucionando el mundo de la biotecnología.