La movilidad sostenible, este concepto que parece estar de moda más por lo que puede significar que por lo que realmente conlleva. Ir en bicicleta por la ciudad es para muchos su medio de transporte y en ciudades con una orografía plana es todo un gustazo. Desplazarse sin consumir ni un euro en gasolina, sin pagar impuestos, sin revisiones, y sin atascos... Eso sí, es un vehículo lento y requiere de nuestro esfuerzo físico para moverse. Este último pero es la llave que toman las bicicletas eléctricas para entrar en las cabezas de los ciclistas urbanos para olvidarse, en gran parte, de este ejercicio.

Pero las modas tienen un problema, que se tornan muy caras y hay que saber buscar o indagar un poco para que no te timen y no pagues en grandes almacenes teóricamente especializados una gran cantidad por algo que probablemente no te sirva o se pueda encontrar más barato. En esta pequeña guía he seleccionado 3 bicicletas eléctricas que cuestan menos de 1.000 euros y sobre todo, que destacan por su calidad.

Antes de entrar en el mercado cabe mencionar que no todas las bicicletas eléctricas son legales para circular por las carreteras y hay que mirar la legislación en cada país para saber que podemos comprar, sobre todo a la hora de hacerlo en internet. En España la legislación es bastante clara:

Según el artículo 1.1.h de la Directiva 2002/24/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 18 de marzo de 2002, se considera una bicicleta eléctrica a aquellos vehículos con pedales que están equipados con un motor eléctrico auxiliar de potencia nominal continua máxima de 0,25 kilovatios, cuya potencia disminuya progresivamente y que finalmente se interrumpa cuando la velocidad del vehículo alcance los 25 km/h, o antes si el ciclista deja de pedalear o frena.

Esto deja bien claro, que la mayoría de los modelos importados de China o de Estados Unidos no van a ser legales para circular por España. Aún así, hay alternativas tanto online como en tiendas físicas que se adaptan a esta legislación.

Honda Kushi, o como tener la garantía de Honda en una bici low-cost

El término low-cost se está coronando como un básico de nuestro vocabulario y en Honda lo saben muy bien. Desde hace dos años llevan vendiendo bicicletas eléctricas en China con bastante éxito por lo que no son nuevos. Y ahora van a abordar Europa comenzando por Reino Unido.

Lo importante de esta bicicleta eléctrica es el hecho de tener la garantía de uno de los grandes fabricantes de motos y coches del mundo, algo que se paga y al ser low-cost lo que tenemos es un producto que cumple sin más. Por 816 euros tenemos un motor eléctrico sin escobillas con una capacidad de 240W capaz de ayudar a la conducción hasta los 20 km/h. Si miramos los datos de la autonomía tenemos 40 kilómetros disponibles y su batería de plomo-ácido permite 250 ciclos. Pero lo más interesante es que comprar una nueva batería tendrá un costo de 175 euros.

Esta es una de las bicicletas eléctricas más interesantes porque nos garantizamos un producto de calidad con unos componentes suficientes, pero que no sobresalen. El usuario que valore la confianza por encima de disponer de lo último de lo último verá en la Honda Kushi su elección.

Nimoto Handy, plegable y funcional

Justo en el límite de los 1.000 euros nos encontramos con la Nimoto Handy, que por 999 euros es capaz de ofrecer una alternativa plegable ideal para llevar en el transporte público sin molestar al resto de usuarios.

Gracias a su batería extraíble, se puede recargar en cualquier lugar.

Con la Nimoto Handy tenemos a nuestro alcance una de las bicicletas eléctricas más divertidas del mercado. Su motor eléctrico de 250W ofrece ayuda hasta que alcancemos los 25 km/h y su autonomía es de 35 kilómetros sin emplear la ayuda del pedaleo gracias a una batería de litio de 29.9V y 10Ah. Las ruedas son de 20 pulgadas y el hecho de que sea plegable incrementa su peso hasta llegar a los 21 kilogramos incluyendo las baterías.

El bastidor, fabricado en aluminio de alta calidad, se encuentra disponible en cuadro alto y cuadro bajo y además se puede personalizar con elementos como el guardabarros o el transportín trasero.

Quizá una de las características que me atraen es que tiene 7 velocidades y tres niveles de potencia. Más que suficiente para adaptarse a cualquier situación. Como elemento de seguridad anti-cacos se encuentran una cerradura de contacto y el bloqueo de batería.

Soonerbike Obac, la elección todoterreno más completa

Y para terminar qué mejor que hacerlo hablando, de la que para mi es una de las bicicletas eléctricas más completas del mercado, tanto por características técnicas como por la calidad de sus componentes respetando un precio inferior a los 1.000 euros que nos habíamos puesto como tope: 819 euros, y además, se puede comprar en España.

Su diseño es un híbrido entre bicicleta de paseo y de campo por lo que podremos circular por casi cualquier terreno sin notar su peso: 23,6 Kg, uno de los más altos del segmento. Su batería es de Litio LiFePo 36V/10Ah y permite a esta bici eléctrica circular entre 40 y 45 kilómetros con una sola carga. La velocidad máxima está limitada a 25 km/h y en menos de 6 horas la batería puede recargarse por completo. Yo recomiendo, por 40 euros más, añadir a la bicicleta un acelerador que comercializa el propio fabricante y que supone una ayuda impagable cuando tenemos que afrontar una subida pronunciada.

Lo que llama poderosamente la atención, más allá de las características, es la lista de componentes de primeras marcas utilizados en la Soonerbike Obac:

  • Cambio Shimano Tourney 6 velocidades
  • Freno de disco delantero, V brake trasero
  • Suspensión TopGun USA
  • Motor de 250 W trifásico silencioso con función P.A.S
  • Cuadro de aluminio
  • Indicador batería, control de potencia selectivo, luz delantera
  • Cargador electrónico inteligente dedicado

Entre estas tres propuestas, a mi la que me gusta más es la Soonerbike Obac por ser lo más parecido a una bicicleta convencional pero ofreciendo una relación entre precio/tecnología/calidad muy interesante.