Durante el IDF 2013 en San Francisco, Intel ha presentado de manera definitiva (que no oficial, pues ya les seguíamos la pista desde el CES 2013 en Las Vegas) sus línea de procesadores Bay Trail. 22 nanómetros de pura gloria con los que Intel busca empezar a luchar a brazo partido de una vez por todas en la era post pc.

El objetivo de Bay Trail es apuntar a dispositivos pequeños, delgados y ligeros a la vez que se mantiene un consumo de energía moderado y se llega hasta los cuatro núcleos de arquitectura de procesamiento. Es el sucesor directo de los Atom que montaban en su momento los infames netbooks, que están ahora técnicamente muertos por efecto del auge de las tablets y los Ultrabooks.

Las claves de Bay Trail

  • Precios reducidos: Intel se reserva Haswell para la gama premium, en Bay Trail la economía importa y mucho. El tope de precio calculado por Intel ronda los $600 dólares como muy máximo y el mínimo, si nos atenemos a la palabras de Brian Krzanich, CEO de la compañía, ayer durante la keynote estará por debajo de los $100 dólares para estas navidades. Una puesta de cartas sobre la mesa en toda regla que puede revolucionar de arriba a abajo el mercado de las tablets.

  • Buen poder de procesamiento: Bay Trail, concretamente en la línea de procesadores Z3000, llega con el doble de rendimiento de CPU que un procesador ARM las mismas características y el triple si hablamos de procesamiento gráfico (todo esto según cifras oficiales proporcionadas por Intel). Inicialmente, los dispositivos con Bay Trail llevarán pantallas con 1920x1200 de resolución pero en el tope de gama con cuatro núcleo se llega hasta resoluciones de 2560 x 1600 o incluso superiores. Es compatible con DirectX 11 y Open GL 3.0.

  • Batería: Sobre la batería, parece que todavía tendremos que esperar un poco más para ver dispositivos post-pc con duraciones de batería extraordinarias (algo que sí está ocurriendo con Haswell, irónicamente) pero según cifras oficiales de la compañía la duración de la batería se cifra en torno a 8 horas.

  • Windows 8 y Android: La arquitectura es X86 y uno de los objetivos principales de Bay Trail es que no importe el sistema operativo sobre el que vaya a funcionar, quitándose de en medio cualquier problema de incompatibilidades al mismo tiempo que apunta a un nicho mucho más grande del mercado. Aparte, tengamos en cuenta que por ser x86 todas nuestras aplicaciones de escritorio de Windows funcionan sin problema.

Personalmente, tengo más ganas de ver las posibilidades de ver pequeñas tablets de 7 pulgadas funcionando con Windows 8 y utilizando tanto software de escritorio como software adaptado a Modern UI que en Android, donde sigo teniendo mis dudas en cuando a usabilidad y rendimiento. De lo que no me cabe duda es de que Bay Trail es un paso importante dentro de la industria y probablemente uno de los más importantes que ha tomado Intel en los últimos años. Uno que empieza a dar sus primeros pasos pero que no me extrañaría que les ayudase por fin a recuperar el terreno perdido en smartphones y que se une al resto de los esfuerzos que la compañía está haciendo con Haswell y los ultrabooks.