Angry Birds

Rovio está trabajando en la creación de una plataforma educativa llamada Angry Birds Playground que está desarrollando en conjunción con la firma 123 Education Development. Contrario a lo que parezca, esta nueva plataforma no es una aplicación. Al contrario, se trata de una serie de libros que sí están ligados a actividades digitales pero no están centrados en ellas. En Rovio lo llaman "programa educativo de 360 grados".

Trabaja y juega es el concepto detrás de Angry Birds Playground y este programa está desarrollado también en conjunción con la Universidad de Helsinki en Finlandia. Está basado en programa educacional nacional y cubre diversas áreas de enseñanza, matemáticas, ciencia, música, idiomas, educación física e interacción social, entre otras. Angry Birds Playground está dirigido a niños que cursan el "Jardín de Niños" e incluye, además de los libros, tarjetas de juego, pósters, un instrumento de cuerdas, juegos físicos y material digital.

Este programa está siendo evaluado en China desde la semana pasada y se espera tener resultados pronto. Sin embargo, en Finlandia, la Universidad de Helsinki está capacitando a sus maestros y alumnos para la adopción y evaluación de Angry Birds Playground. Este programa no sólo es explorar la adopción de personajes para la educación sino también es una manera de compartir los conocimientos de uno de los países que mejores sistemas de enseñanza tiene; junto con su método y filosofía.

Angry Birds Playground también está en proceso de evaluación en diversas escuelas públicas y privadas en Londres. El objetivo es evaluar el nivel de implementación y funcionamiento de la plataforma en diversos sistemas educativos. En cuanto el periodo de evaluación sea completado, la plataforma recibirá ajustes y será enviada para implementación a diversas partes del mundo. Si bien es cierto que los niños estarán llenos de contenido de la marca, también estarán aprendiendo de una manera dinámica y divertida; algo que hace falta en sistemas educativos de países como México, por ejemplo. Del costo no se ha hablado mucho, pero se está trabajado para que la implementación de este sistema no tenga un gran impacto económico en las diversas instituciones. Y, siendo sinceros, ¿a quién no le hubiera gustado aprender a leer con Angry Birds u otro personaje de algún videojuego?