Windows 8.1 Enterprise Preview

Windows Blogs

El próximo 17 de octubre es una fecha que Microsoft tiene bien señalada en su calendario: el día del lanzamiento de Windows 8.1. La compañía ya comentó que la actualización desde Windows 8 a Windows 8.1 sería gratuita; sin embargo, quedaba pendiente conocer el esquema de precios que Microsoft iba a plantear para actualizar desde sistemas operativos más antiguos, como XP o Windows 7. Los chicos de Redmond han decidido poner fin al misterio y, a través de su blog corporativo, han presentado el plan de precios y versiones que se comercializarán de Windows 8.1.

Como nos podemos imaginar, pasar desde Windows XP o Windows 7 a Windows 8.1 tendrá impacto económico; es decir, tendremos que pagar de la misma forma que lo hubiésemos hecho, hace un año, al actualizar a Windows 8 (y, siguiendo esta referencia, los precios se mantienen igual que los actuales aunque, quizás, se puedan lanzar ofertas como ocurrió el año pasado).

La actualización a Windows 8.1 se comercializará en 2 versiones que pasan por una versión básica (con un coste de 119,99 dólares) y una versión Pro (con un coste de 199,99 dólares). Además, por lo que podemos ver en el blog de Microsoft, también existirá un pack que nos permitirá mejorar una versión Pro (algo que se comercializará en Estados Unidos al precio de 99,99 dólares) añadiendo funcionalidades adicionales como Windows Media Center.

La llegada de Windows 8.1 trae consigo un cambio muy interesante con respecto a la comercialización del sistema operativo o la actualización de una versión de Windows más antigua. Si bien Microsoft estaba comercializando, por separado, el sistema completo y las actualizaciones de versión; Windows 8.1 se venderá en full version, es decir, el sistema se venderá completo y servirá tanto para instalar desde cero como para actualizar un equipo con Windows XP, Windows Vista o Windows 7.

¿Cómo actualizar a Windows 8.1?

Si tenemos instalado Windows 8 en nuestro equipo, la actualización a Windows 8.1 promete ser nada traumática y, por tanto, será una evolución natural.

Sin embargo, si el año pasado nos resistimos al cambio y permanecimos con Windows XP, Windows Vista o Windows 7, es importante que tengamos en cuenta algunos detalles relativos a la migración. ¿Y por qué es importante que conozcamos estos detalles? En mi opinión, conocer cómo será el proceso nos podrá ayudar a evaluar si nos interesa migrar o bien apostar por una instalación limpia:

  • En el caso de migrar desde Windows XP o Windows Vista es importante que tengamos en cuenta que Windows 8.1 no contempla estos escenarios de partida y, por tanto, la única opción es la instalación limpia porque no habrá manera de salvaguardar nuestros datos de perfil o las aplicaciones instaladas. En estos casos, Microsoft recomienda el uso de Windows 8.1 en soporte físico (DVD) y no la actualización para comprar online.

  • En el caso de migrar desde Windows 7, la actualización a Windows 8.1 implicará la migración de nuestros datos de perfil automáticamente aunque, eso sí, no se migrarán las aplicaciones y tendremos que volver a instalarlas tras la actualización.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.