Estamos muy acostumbrados a ver tablets surcoreanas en el mercado, pues compañías como Samsung desarrollan dispositivos de todos los tamaños. Pero también hay una nueva tablet de Corea del Norte, Samjiyon, aunque en este caso es mucho más difícil acceder a ella. Un turista lo logró y se puso en contacto con North Korea Tech, que ha publicado un extenso análisis de las características de este terminal, con el que es posible jugar a títulos como Angry Birds o Air Control, pero no navegar por Internet.

Lo más sorprendente es que las especificaciones que tiene —supuestamente— la tablet de Corea del Norte son bastante decentes. Por hardware, Samjiyon podría competir de tú a tú con la mayoría de dispositivos del mercado, al menos, sobre el papel. La pantalla, por ejemplo, tiene la misma resolución que la generación actual de iPad mini.

  • Procesador a 1,2 GHz
  • 1 GB de memoria DDR3
  • Almacenamiento interno de 8 o 16 GB
  • Pantalla de 7 pulgadas 1024 x 768
  • Cámara de 2 megapíxeles

Michael, el turista que posee esta joya de la tecnología con nombre de personaje de Dragon Ball, asegura que el rendimiento es bueno, con transiciones fluidas. Pero desde el punto de vista del software, la historia es muy diferente. Para empezar, no están disponibles las aplicaciones de Google, aunque tampoco importa, porque es imposible conectarse a redes WiFi. Sólo se puede acceder a las páginas de la intranet coreana, ligeramente más limitada. Eso sí, incluye varios juegos; algunos de ellos tan famosos como Angry Birds Rio. También hay un título de baloncesto y varios de temática Tower Defense.

No está muy claro cuál es el público de la tablet de Corea del Norte, que tampoco es la primera. Los 200 dólares que cuesta son un precio asequible para un turista, pero una cantidad bastante elevada para un norcoreano. La clave puede estar en las aplicaciones de educación. Con un diseño que haría llorar lágrimas de sangre a Johnny Ive, dan la posibilidad de aprender inglés o de leer libros educativos sobre materias como matemáticas, música o la infancia de Kim Il Sung.