Gibraltar

Wikipedia

Cuando estos días en los medios oigo las noticias sobre Gibraltar, no puedo más que recordar uno de los clásicos de la mitología griega, el de Los siete contra Tebas. Pienso en España y Reino Unido como Esquilo describió la lucha entre Polinices y Eteocles por el gobierno de Tebas. Una pelea a muerte, sin duda, y de gran relevancia histórica.

Gibraltar sigue representando uno de los conflictos diplomáticos por excelencia. Una herida abierta en nuestra historia, que dirían los tertulianos de cualquier cadena con un toro en su distintivo. Y es que en esta pelea de más de 300 años de duración, se mezclan intereses varios, de suma importancia para nuestro Gobierno.

Ya saben que en una época donde seis millones de parados engrosan las listas del INEM (perdón, SEPE), el 'patriotismo' parece que debería conducirnos a atacar Gibraltar. Debe de ser que las autoridades, lideradas por Rajoy y Margallo, se distinguen por entender muy bien la segunda acepción de inteligencia, del diccionario de la Real Academia Española, cuando habla de la capacidad de resolver problemas.

Porque Gibraltar, no lo duden, es un problema. Un conflicto que no puede compararse con los mayores niveles de corrupción de la historia de España. Con la tasa de desempleo juvenil más alta de Europa. Con los recortes más drásticos en áreas básicas de nuestro maltrecho Estado del bienestar, como la educación, la sanidad o la ciencia. Por ello, ahí van mis 10 razones por las que España debería atacar Gibraltar:

Gibraltar, ese gran quebradero de 7 Km2

El PIB per capita de Reino Unido es un 10% superior al de España Gibraltar, situado en el extremo meridional de la Península Ibérica, es un territorio que cuenta con una población cercana a los 30.000 habitantes. Con una superficie menor de 7 Km2, esta región perteneciente a Reino Unido desde la disposición del Tratado de Utrecht, representa, sin lugar a dudas, una de las grandes metas españolas por la reconquista de nuestra grandeza.

Su recuperación es una de las claves para que España salga de la crisis. Qué duda cabe, un territorio de tal potencial económico y tan amplia superficie, debería ser una de las prioridades de la ciudadanía española. No deberíamos envidiar a Reino Unido por presentar un PIB per capita superior en un 10% a la media europea.

Naturalmente, España no debe mirarse en el espejo del gobierno anglosajón con esos parámetros. Suficiente tenemos ya con el Peñón, como para no analizar que nuestro PIB per capita está en torno a la media europea, (y por tanto, es inferior al de Reino Unido), según datos del Eurostat, con valores similares a los de Italia, y un 5% superiores a los de Chipre. Nuestra riqueza como país no debe importarnos. Gibraltar debería tener más peso que estas nimiedades económicas.

Seguro que así creamos empleo

Imagínense lo que mejoraría la economía española si logramos invadir Gibraltar. Tendríamos un rincón turístico más, donde podríamos aplicar esa maravillosa Ley del Suelo de 1998 y ponernos a crear burbujas inmobiliarias. Lástima que 7 Km2 no den para demasiado.

Pero, ojo, no debemos perder de vista estas razones estratégicas. Todo sea por crear empleo. Seguro que lo logramos recuperando Gibraltar para la soberanía española. Y así igual algún día nos acercamos a la media europea sobre la tasa de empleo en personas de entre 15 y 64 años. Gibraltar seguro que nos ayuda a pasar de un 55% de tasa de empleo al 70% del que presume Reino Unido.

Eurostat

Y si no estamos contentos con estas importantes razones estratégicas, quizás deberíamos decirles a nuestros más jóvenes que Gibraltar será su solución. Fíjense lo importante que será el Peñón, que Reino Unido cuenta con una tasa de desempleo juvenil del 21%, frente al 53,2% de España, según los datos de empleo a nivel europeo de Eurostat. Gibraltar marca la diferencia, está claro.

La propia Fátima Báñez ha debido dejar de rezar a la Virgen del Rocío para solucionar nuestros problemas estructurales. Y es que Margallo ha dado con la tecla adecuada para solucionar nuestra histórica temporalidad en los contratos, como comentaban en Politikon. Atacar Gibraltar seguro que reduce nuestra tasa de contratos temporales del 23,6% actual al 6,3% de Reino Unido. No sé cómo no lo habíamos pensado antes.

Invertiremos más en educación gracias al Peñón

Llevamos cinco años en crisis y a nadie se le había ocurrido que Gibraltar era la solución de todos nuestros males. Incluso también para contradecir al ministro José Ignacio Wert, cuando dijo en esta entrevista que "no estábamos para gastar 4.000 millones de euros en estudiantes que dejan la carrera a medias".

El próximo Consejo de Ministros de septiembre será todo un evento histórico. ¡Margallo lo ha conseguido! Gracias a Gibraltar podremos pasar de tener una inversión cercana al 5% de nuestro PIB en educación (ojo, los datos del Eurostat de España no están actualizados desde 2010) a una que ronde el 7%, como en Reino Unido.

Eurostat

La marea blanca, la siguiente beneficiada por Gibraltar

No habrá más manifestaciones de la marea blanca después de que conquistemos el Peñón. No más recortes, ni listas de espera, ni falta de camas en los hospitales, ni privatizaciones (perdón, externalizaciones) de los centros médicos públicos. Ana Mato también agradecerá, igual que Wert y Báñez, la ocurrencia de Margallo de "acabar con el recreo en Gibraltar".

Así podremos acercarnos al 8% sobre el PIB de inversión en sanidad que realiza Reino Unido, según las estadísticas europeas. Y es que ahora, sin el Peñón, solo llegamos al 6,3% de nuestro PIB. Esa diferencia porcentual de 1,7% estaba en las manos de un territorio de 7 Km2. Y nosotros sin saberlo.

Más competitivos e innovadores

Las siguientes cuatro razones por las que, sin lugar a dudas, debemos atacar Gibraltar, se basan en cuatro pilares estratégicos de nuestra economía: el emprendimiento, la competitividad, la innovación y nuestro sistema de I+D. Luis de Guindos ya no tendrá que preocuparse por los recortes en el CSIC.

Reino Unido invierte un 1,77% en I+D, frente al 1,33% de EspañaGracias a la conquista de Gibraltar, todos los problemas endémicos de nuestra ciencia habrán desaparecido. Por arte de magia, de repente nuestra inversión en I+D se parecerá a la de Reino Unido, que está en torno a un 1,77% de su PIB.

La de España en 2010 estaba situada en torno al 1,39% según los datos europeos, pero en 2011 el Instituto Nacional de Estadística ya estimaba una disminución en este porcentaje, que llegaría al 1,33%. Las previsiones de los colectivos firmantes de la Carta por la Ciencia eran realmente negativas para los próximos años.

Claro que para acercarnos a los países que más invierten en ciencia, como Suecia (3,42% de su PIB), Finlandia (3,87%) o Dinamarca (3,07%), nuestro ejército debería replantearse no solo la conquista del Peñón, sino soportar también las gélidas temperaturas del norte de Europa. Demasiados frentes abiertos, quizás.

Centrémonos en Gibraltar y Reino Unido. La grandiosa idea de Margallo reestructurá nuestra economía. ¡Increíble! Pasaremos de tener un sistema económico basado en la construcción y el ladrillo, según este informe de competitividad europeo, a un modelo basado en los nuevos avances tecnológicos.

Esto contribuirá, sin duda, a mejorar nuestra capacidad innovadora. Y es que la Unión Europea nos anima a invadir Gibraltar. O algo así podemos entender del último informe Unión por la Innovación 2013. Pasaremos de ser un país que ni fú ni fá, a uno que lidere la locomotora europea.

Y es que como se puede ver en este gráfico, a España no le gusta innovar. El ¡Que inventen ellos! debe de ser la misma máxima que usan también otros países como Italia, Grecia o Portugal, que son denominados por la UE, junto a nosotros, como "países innovadores moderados". Qué curioso, ¿verdad? Spain is not so different.

Unión Europea

Gracias a la conquista de Gibraltar, seguro que fomentamos el emprendimiento y la competitividad. Dos razones que se unen a la larga lista de motivos por los que atacar el Peñón supondrá que nos pareceremos un poco a Reino Unido. Igual así logramos hacer más flexible nuestra legislación para crear empresas y la hacemos similar a la anglosajona, considerada como una de las más sencillas.

En definitiva, Gibraltar permitirá que España deje de poner barreras a todos aquellos que tengan una idea empresarial. Las asociaciones de autónomos y PYMES no paran de agradecerle al ministro Margallo su gesto.

No más casos Bárcenas

Llegamos a la novena razón para invadir Gibraltar. Y esta vez, los que se pondrán contentos serán los de la ONG Transparency International, quienes situaban en su informe del año pasado a Nueva Zelanda, Dinamarca y Finlandia como los países menos corruptos.

España no llegará a ese nivel tan bajo de corrupción. Seamos realistas. Que si el caso de los ERE para arriba, que si Bárcenas y la contabilidad B para abajo. No seremos menos corruptos, pero podemos intentarlo. Quizás atacando Gibraltar pasemos de ocupar la trigésima posición, a escalar posiciones hasta llegar al número 17 de Reino Unido. No será la Ley de Transparencia o una nueva reforma del Código Penal las culpables de una hipotética menor corrupción. La solución pasa por Gibraltar.

Adolfo Luján (Flickr)

No más dificultades para la limpieza

Y la décima razón seguro que le gusta a Ana Botella. Tras afirmar que "los mendigos eran una dificultad añadida para la limpieza en Madrid", como recogió Europa Press, Margallo seguro que contenta a la alcadesa de la capital española.

Por ello, el último motivo por el que debemos atacar Gibraltar es, the last but not the least, atajar los problemas de pobreza y exclusión social de España. Hace tres años, el observatorio de Inequality Watch ya dio a conocer que los niveles de pobreza en Grecia y España eran similares, en torno al 20%. Un porcentaje que duplicaba la media europea (10%), y lejano también al que presentaba Reino Unido (9,8%).

Pensándolo bien, y a la vista de estos datos, casi prefiero que nos invada Reino Unido. Igual en lugar de atacar Gibraltar podríamos parecernos un poco a su economía, productividad, competitividad o tasa de empleo. Porque parece que en España, como dice el refrán, nos gusta mirar al dedo cuando alguien apunta al cielo. Será que tenemos pocos problemas como para preocuparnos por Gibraltar. O quizás que tengamos problemas tan serios sea el verdadero motivo por el que nos importa ahora Gibraltar. Quién sabe...

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.