Las revelaciones de Edward Snowden sobre los programas de espionaje de la NSA han generado mucho revuelo en Estados Unidos. La colaboración de las empresas de Internet, el espionaje a ciudadanos de Estados Unidos o a organizaciones y países aliados (ONU, Unión Europea, etc) ha colocado a la Administración de Obama en un lugar incómodo del que debe salir ofreciendo lo que la ciudadanía pide: transparencia. Tras varios encuentros con directivos del sector y asociaciones de usuarios, parece que el Gobierno de Estados Unidos comenzará a abrazar la transparencia en sus operaciones de espionaje y, con esa idea, anualmente publicarán un informe de actividad.

El encargado de hacer pública la noticia fue James Clapper, Director Nacional de Inteligencia. Clapper, que ostenta el control sobre todas las agencias que forman la Comunidad de Inteligencia de Estados Unidos, realizó el anuncio a través del Tumblr (sí, los espías de Estados Unidos tienen un blog en Tumblr) que la Dirección Nacional de Inteligencia utiliza para realizar anuncios de carácter público.

¿Y cuál es la idea? El objetivo, en el fondo, guarda cierta relación con los informes de transparencia que publican empresas como Google, Facebook o Twitter; informes que no mostraban toda la información que, realmente, les solicitaba Estados Unidos. Cuando saltó a los periódicos el programa PRISM y la implicación de las empresas de Internet (Facebook, Apple, Microsoft, Google, etc), empresas como Facebook solicitaron poder informar sobre las peticiones que recibían y que, además, estaban amparadas en la legislación antiterrorista (aunque no consiguieron luz verde para hacerlo).

La NSA y otras agencias publicarán el número de seguimientos que realicen anualmente y el número de personas que han estado sometidas a vigilancia. Dicho de otra forma, Estados Unidos publicará a cuánta gente espían sus agencias; un ejercicio de transparencia que, honestamente, me cuesta creer que se vaya a dar realmente. Quizás suene negativo pero, la verdad, no me veo a Estados Unidos publicando "hemos espiado este año a 50.000 personas" porque las cifras pueden asustar a más de uno.

Evidentemente, gracias a este anuncio, la Casa Blanca alivia un poco la presión que estaban ejerciendo las asociaciones de defensa de los Derechos Civiles y también la presión del propio Congreso; máxime si le sumamos la intención de desclasificar información que no comprometa la seguridad nacional.

Reconozco que el anuncio es muy interesante aunque, seguramente, Estados Unidos se guarde algún as en la manga puesto que, entre otras cosas, los programas de espionaje en curso o los medios usados para realizar estas tareas de vigilancia o intercepción de información, se seguirán manteniendo en secreto. Viendo que las empresas de Internet querían, precisamente, dar a conocer qué peticiones debían contestar, mostrando estos informes anuales de transparencia, Estados Unidos se asegura el control de información y, por supuesto, salva el trámite de la trasparencia que se les demanda.

¿Contarán toda la verdad? Honestamente, no creo que lo hagan y, aunque pueda parecer negativo, creo que los números que se publiquen, este otoño, van a ser bastante discutibles.