Tres ingenieros en la Universidad de Strathclyde en Escocia se dieron a la tarea de buscar en el catálogo de asteroides conocidos para descubrir cuáles podrían ser los posibles candidatos a extraerse del espacio y analizarse en la tierra. Todo esto bajo una nueva categoría llamada Objetos Fácilmente Recuperables (EROs por sus siglas en inglés). Entre los 10,000 objetos conocidos, encontraron 12 que ahora están bajo esta categoría y que se está analizando la posibilidad de acercarlos a la Tierra.

Estos asteroides son de tamaño pequeño, tienen entre 2 y 60 metros de diámetro. Y están tan cerca de la Tierra que, literalmente, sólo necesitan un empujón para poder orbitar alrededor de ella. La idea es que estos asteroides puedan posicionarse cerca de nuestro planeta en un punto en el que la influencia gravitacional del Sol y de la Tierra sea mínima. Todo para que los asteroides puedan circular cerca con el menor gasto de energía posible.

Mover estos asteroides representaría una apertura a la exploración de objetos fuera de nuestro planeta y, además, representaría un avance muy grande para la raza humana. Ya que, gracias a este acto, tendríamos la posibilidad de modificar el ambiente del sistema solar fuera de la Tierra.

El problema es que poco se sabe sobre estos asteroides. Bien pueden ser pedazos de la luna que se desprendieron por un choque o, también, pueden ser objetos espaciales dejados hace años por otras investigaciones. El punto es que se tiene que hacer una exploración antes para poder ver qué es lo que realmente se va a hacer con estos objetos en el espacio. En caso de que realmente sean asteroides, lo primero que se haría sería investigar si hay minerales o agua en ellos y tomar muestras para investigación.

Ahora, los cálculos que se están haciendo al respecto, no son exactos y siempre existe la posibilidad de que los científicos e ingenieros se equivoquen y uno de estos asteroides termine estrellándose en la Tierra. Claro, por su tamaño no causarían un gran impacto, todo depende también del área de nuestro planea en el que caigan. Otro punto a nuestro favor es que, por su tamaño, los asteroides bien podrían deshacerse antes de llegar a la atmósfera. Por el momento no nos queda más que esperar a que los estudios sobre estos doce objetos concluyan para saber si pronto podemos obtener minerales fuera de la Tierra o no. De cualquier manera, una expedición de este tipo siempre es emocionante.