Edward Snowden ha abandonado el aeropuerto de Moscú en el que se encontraba retenido desde hace más de un mes, según informan diversos medios rusos. El analista ha conseguido finalmente la condición de refugiado, por lo que ha podido entrar en Moscú. Eso sí, los papeles que formalizan el asilo de Edward Snowden se han hecho esperar, ya que hace tiempo que solicitó la condición. No se conoce su localización, pero tiene la intención de hablar con la prensa, aunque primero necesita descansar, según su abogado.

El asilo de Edward Snowden en Rusia es temporal, ya que la intención del analista es viajar a otro país; probablemente Venezuela. El representante legal del estadounidense, Anatoly Kucherena, fue el encargado de entregarle los papeles que le permitieron abandonar el aeropuerto Sheremetyevo.

La condición de asilo temporal permite a Snowden permenecer un máximo de un año en Rusia, por lo que no se sabe cuándo emprenderá el viaje a su destino final que, por el momento, también es desconocido. De hecho, según Kucherena, podría tratar de quedarse en el país y comenzar una nueva vida.

El antiguo analista de la CIA llevaba en el aeropuerto de Moscú desde el pasado 23 de junio, cuando Estados Unidos revocó su pasaporte. Esto hizo que no puediese abandonar el edificio, pues tampoco podía entrar en Rusia. Los trámites para conseguir el asilo temporal comenzaron pronto, pero el proceso fue lento. Durante las negociaciones, Snowden se comprometió a no hacer más revelaciones hasta salir del país.

El ahora refugiado en Rusia salió del aeropuerto a las 15:30 hora local; aproximadamente media hora después de conseguir el asilo. Su nueva ubicación no se ha hecho pública —ni se hará— aunque se sabe que acudió a ella en taxi.

Por su parte, WikiLeaks ha aprovechado para revelar que se ha encargado de monitorizar la condición del analista desde que llegó a Hong Kong, donde empezó su viaje. Sarah Harrison, miembro de la organización, se encargará del cuidado de Snowden mientras esté en Rusia. "Hemos ganado la batalla; ahora, la guerra".

Kucherena, que se encarga de asesorar al americano en cuestiones legales, ha explicado que la intención del extrabajador de la CIA es dar una rueda de prensa, pero que necesita al menos un día de privacidad para reposar.