AlgoTrim, una startup especializada en algoritmos de compresión, fue adquirida en febrero de 2013 por un holding llamado Wedgwood Industries LCC. Ahora se ha sabido que detrás de este holding se encuentra Apple, según información obtenida por Rapidus. La compresión podría abaratar de forma indirecta sus terminales, ya que consumirían menos datos, lo que supondría un ahorro para sus usuarios. Lo curioso es que AlgoTrim había trabajado muy de cerca con Android y, de hecho, todavía se puede ver el logotipo de Ice Cream Sandwich en su página web, donde tienen una sección dedicada a este sistema operativo.

También resulta peculiar que Apple no comprase AlgoTrim directamente, sino a través de Wedgwood. La compañía realiza adquisiciones de forma periódica y se limita a no explicar los motivos por los que se hace con estas empresas, pero no tiene problema en confirmar las compras. En este caso puede que la cercanía de la firma adquirida a Android haya sido el motivo del secretismo. O, sencillamente, que nadie preguntó.

"¿Trabajamos con Android? Sí, por supuesto, y nos encanta trabajar con Android", se puede leer en su página web. En ella también explican que colaboran con el sistema operativo de Google con el reporte de bugs y con la integración de sus codecs. "Los fabricantes de smartphones Android se benefician de nuestra mejorada velocidad de visualización en la aplicación de Galería, por ejemplo".

La tecnología de AlgoTrim permite comprimir las instrucciones de procesamiento en los sistemas operativos y aplicaciones. Es decir, a grandes rasgos, sirve para que el teléfono sea más rápido. Por otro lado, también investigan formas de mejorar la fotografía digital. Se calcula que su software está presente en unos 100 millones de teléfonos en todo el mundo. En un principio se dedicaron a los teléfonos básicos, donde sus codecs eran todavía más importantes. Sin embargo, más adelante se enfocaron en el mercado de los smartphones.

Tanto el jefe de desarrollo de AlgoTrim como el antiguo CEO de la empresa han confirmado que ahora trabajan para Apple, pero no han explicado a qué se dedican ni cuál fue el motivo de la adquisición. En cuanto a Android, habrá que ver hasta qué punto se ve afectado por el movimiento de su rival. De todos modos, hay que recordar que la compra tuvo lugar en febrero, así que es posible que no tenga consecuencias negativas, más allá de lo que supone que teléfonos como iPhone 5S o iPhone 5C o sus sucesores sean todavía más veloces. Y todo apunta a que con AlgoTrim lo serán.

Pero además hay otro aspecto muy importante en la compra de AlgoTrim: la compresión de datos es muy importante en mercados emergentes, pues ayuda a que las tarifas bajen. Es decir, iPhone se hace más accesible en este tipo de mercados, pues usar el teléfono ya supone un ahorro. A esto habría que unir el lanzamiento de un iPhone de gama media, el mencionado iPhone 5C.