En ese maravilloso y tan entretenido mundo de los videojuegos existe un lado que muchos no toman en cuenta, o incluso lo toman como broma o algo sin importancia. El llamado "bullying" o acoso en videojuegos, va desde la más sencilla broma cuando te vencen por algún error tonto en una partida de Call of Duty, hasta humillar públicamente a alguien por eso, o por siquiera preguntar alguna duda de novato en un chat de LoL que, si bien quizás piensas que no le afecta, esto sigue siendo bullying, acoso, maltrato y cualquier persona es susceptible a eso.

Pero más allá de este mal que durante tanto tiempo ha existido en la comunidad gamer, ha nacido otro, en algunos casos más severos. O mejor dicho, siempre ha existido pero últimamente se ha incrementado a niveles nunca antes vistos: el acoso a los desarrolladores de videojuegos.

phil fish fez

Los desarrolladores últimamente han pasado a ser RockstarsPara entender un poco cómo ha surgido esta lamentable tendencia, debemos entender que gracias a las redes sociales, foros y comunidades tan espectaculares como la de Steam o Reddit, nosotros los gamers ahora estamos mucho más cerca y en contacto directamente con los desarrolladores. Ahora no solo debemos esperar a la E3 para escuchar hablar a Shigeru Miyamoto o Hideo Kojima, ahora a través del perfil en Twitter del responsable de la saga Metal Gear Solid podemos escribirle, con la esperanza de que nos lea, y quizás responda. Eso nos hace sentir cerca de ellos.

¿Fanatismo? Sí, y mucho. Algunos desarrolladores lo merecen. Ken Levine, Kojima e incluso el polémico Cliff Bleszinski tienen su grupo considerable de admiradores que día tras día les escriben para darle las gracias por haber creado BioShock Infinite (aprovecho para decir de nuevo: gracias Levine, eres un ídolo y soy tu fan), o incluso para pedir detalles de nuevos trabajos o solicitar cosas para sus nuevos proyectos. Los desarrolladores se han convertido en los Rockstars de los gamers, y en este sentido, esto es genial.

Pero está el otro lado de la historia, le lado oscuro y que hoy vengo a criticar, aborrecer, y lamentar que una comunidad tan fantástica como la de los gamers pueda ser a su vez tan espantosa y despreciable en ciertos sentidos. Y menciono esto, incluso siendo un miembro orgulloso de ella.

phil fish acoso en videojuegos fez

El acoso a los desarrolladores se ha potenciado gracias a internet, de eso no hay dudas. Así como muchos usan Twitter para felicitar o admirar a un desarrollador, otros lo usan para insultarlo e incluso amenazarlo por sencillamente no haberle gustado algo en su trabajo. Y esto es lamentable. Quiero decir, si no disfrutaste algún juego, puedes quejarte, puedes molestarte por "haber perdido tu dinero", pero amenazar y acosar a un desarrollador va más allá, mucho más allá, de lo que es normal y correcto.

FEZ II fue cancelado porque su desarrollador estaba "harto del abuso"Por supuesto el caso de Phil Fish no cabe por completo en esta descripción. El creador del exitoso FEZ siempre tuvo una personalidad extraña, peculiar a su manera, y si tuviste el placer de disfrutar del documental "Indie Game: The Movie", entenderás a qué me refiero. Aún así, Fish canceló FEZ II anunciando que estaba "harto del abuso y el acoso que se produce en esta industria", luego de una batalla casi sin sentido que se produjo a través de Twitter con un periodista que le llamó cobarde, pero también luego de muchos otros factores que involucraban tanto a la prensa como, por supuesto, a los videojugadores.

Sin embargo el caso más reciente y sencillamente espantoso es el de Jennifer Hepler, la guionista principal en Dragon Age II que también estaba trabajando en la secuela, Dragon Age: Inquisition, hasta que recibió amenazas de muerte para su familia.

Esto, además de absurdo es una prueba inaudita de cómo puede llegar a ser el fanatismo extremo. Criticar el trabajo de otro y hacerlo sentir mal al decirle que es una mierda ya está mal de por sí, le estás diciendo al creativo que no sirve para lo que le apasiona, cuando quizás mucho más que su desarrollo influyen en el resultado final del juego, ese que no has disfrutado.

Pero llegar a amenazar a una desarrolladora como Jennifer Hepler (o cualquiera) de esperar a sus hijos cuando estén camino a la escuela para raptarlos, y decirle frases tan espantosa como que "dan lástima esos niños por tenerte como madre", es un nivel que va más allá de lo comprensible. Esto no es una crítica mala hacia un juego, esto ni siquiera es acoso, esto es terror psicológico, y es algo que sencillamente no puede suceder, y pareciera ser cada vez más común en el mundo de los videojuegos, un mundo que se supone es maravilloso, hermoso y entretenido, pero que últimamente se ha visto manchado de negro por casos como este.

Hepler finalmente asegura que su partida de de BioWare luego de este acoso y abuso no fue más que una mera casualidad, ya que abandona la compañía para estar más cercana a su familia. ¿Alguien puede realmente creer esto?

jennifer hepler acoso en videojuegos

Esto es solo uno entre tantos casos que entre risas y bromas se pierden en las redes sociales. Mientras no tomemos en serio esta clase de acciones lamentables y espantosas, seguiremos perdiendo talento, creativos que se van por sentirse rechazados y vamos, personas que se deprimen por el acoso, por culpa de un grupo de personas que no saben más que quejarse de la peor manera posible, insultando, humillando, acusando y maltratando de cualquier forma posible, desde la comodidad de su sillón favorito.

¿Estoy diciendo que no podemos quejarnos de un juego malo? Para nada, pero hay maneras de hacerlo, hay maneras correctas y maneras erróneas. Soy el primero que se queja cuando pienso que un juego es malo, pero no por ello voy a amenazar de muerte a alguien, ni insultar a su persona, esa no es la forma correcta, ni logrará ningún buen resultado.

Y ejemplos hay muchos, muchísimos, además del de Fish y el de Hepler:

  • El acoso a las mujeres desarrolladoras a quienes se les culpa de todo mal en los juegos solo por ser mujer y "no estar hecha para esto". ¿En serio piensas esto? ¿Acaso no sabes que una de las responsables de la saga Portal es mujer? Y una mujer muy talentosa, por cierto, parte de la campaña #1ReasonWhy que condena el desprecio a la mujer en la industria del videojuego.
  • El odio extremo e ilimitados insultos a los chicos de Maxis por el nuevo SimCity que desarrollaron bajo los términos de EA y su junta directiva (es decir, no les quedó de otra).
  • El cómo amaban a Randy Pitchford por crear el excelente juego Borderlands 2 (lo amaban, en serio) y luego lo odiaron, insultaron y casi escupieron por lanzar Aliens: Colonial Marines.
  • Más amenazas de muerte luego del final de Mass Effect 3.
  • Y más reciente, el caso que junto con el de Hepler me hizo escribir estas líneas: luego de la última actualización de Payday 2 que corrigió algunos bugs, pero creo otros nuevos, muchos comentaristas en Steam pensaron que sería gracioso pedirles a los chicos en Overkill Studios que se suicidaran por esto. ¿Gracioso? No lo creo.

¿Es esta la comunidad de jugadores a la que quieres pertenecer? Una comunidad abusiva, ofensiva y más extrema que ninguna otra; donde no se te puede ocurrir decir que "prefieres jugar un FPS con un mando de control antes que con teclado y ratón" porque te tildan de la persona más imbécil del mundo, o donde si tu desarrollador favorito, ese rockstar que por tanto tiempo admiraste, por primera vez lanzó un título mediocre, es motivo suficiente para odiarlo, insultarlo y humillarlo en redes sociales por el resto de su vida.

Vamos, querido amigo gamer, se que eres mejor. Somos mejor que esto. Creo que estamos a tiempo de recapacitar.