Edward Snowden ya ha recibido los papeles que le permiten abandonar el aeropuerto Sheremetyevo de Moscú en el que se encontraba atrapado desde hace más de un mes. Por lo tanto, tal y como se esperaba, Snowden abandonará el aeropuerto de Rusia hoy si así lo desea, pues ha conseguido el asilo temporal que le permite hacerlo, según informa BBC. Además, gracias a este documento podrá solicitar asilo permanente en otro país, posiblemente Venezuela.

Según parece, el Servicio Federal de Migración de Rusia ha completado todos los trámites apenas 8 días después de que se produjese la solicitud de asilo. El antiguo analista de la CIA llegó al aeropuerto Sheremetyevo el 23 de junio, procedente de Hong Kong.

Después, las presiones de Estados Unidos retrasaron la posibilidad de que solicitase asilo, según aseguró el propio Snowden. En su opinión, las presiones de este país hacían que los gobiernos que podrían estar dispuestos a acogerle tuviesen miedo de hacerlo.

Por el momento, aunque nadie duda que Snowden abandonará el aeropuerto de Rusia, no se sabe cuándo ocurrirá ni cuáles serán las medidas de seguridad en las que se producirá esta salida. Sí se sabe que el estadounidense recibirá ropa limpia.

Snowden no se quedará en Rusia, pero no se conoce su destino finalLa condición de asilo temporal supone que Snowden no se quedará en Rusia, pero sí le permitirá salir del país y acudir a otro en el que pueda recibir la condición de refugiado. El Gobierno ruso exigió a Snowden que dejase de filtrar información como condición para recibir el asilo.

Por lo tanto, las filtraciones podrían continuar una vez que el analista se encuentre en su destino final. Venezuela es el que más papeletas tiene para acoger al extrabajador de la CIA, pero no hay que descartar su llegada a otros como Nicaragua o Ecuador.

Lo que habría que descartar es la detención del avión en el que viaje a este país, sea el que sea, pues el propio Barack Obama desestimó esa posibilidad. Sin embargo, lo hizo antes de que el avión de Evo Morales fuese forzado a aterrizar ante la sospecha de que Snowden viajase en el mismo. Varios países negaron a la aeronave la entrada en su espacio aéreo, lo que demostró que no hace falta que el avión pase por territorio estadounidense para que el país ejerza su influencia.