Resulta increíble cuando una empresa anuncia resultados financieros de miles de millones de dólares, incluso siendo catalogados como "los ingresos más altos que ha obtenido la compañía en un trimestre", y aún así, el mercado los recibe con recelo e incluso muchos se decepcionan de tales números. Este es el caso de las últimas previsiones financieras de Samsung, referentes al más reciente trimestre fiscal y que han anunciado hoy. Los números han sido muy altos, serían los más altos para la compañía, y aún así los inversionistas y el mercado en general esperaban más, lo que ha tenido como consecuencias un mal reflejo en la bolsa de valores, y es que sencillamente, la empresa no ha cumplido las expectativas.

Ya anunciábamos hace una semana que las ventas del Galaxy S4 estaban decepcionando, basándonos en estudios de firmas de análisis. Aunque el S4 haya tenido un arranque bastante admirable, de 10 millones de unidades vendidas durante su primer mes en el mercado, al día de hoy la comercialización del flagship de Samsung ha tomado un ritmo muy lento y por ello las estimaciones de venta han disminuido. El resultado sencillamente ha sido: pocas ventas que no compensan la inversión del fabricante.

Samsung anuncia que en este trimestre obtendrán ingresos de unos 49.900 millones de dólares, y unos beneficios de nada menos que 8.300 millones de dólares, cifras bastante altas para cualquier persona, pero el mercado bursátil no es tan generoso. Y es que luego de la ola de lanzamientos más recientes del gigante de Corea, se esperaban beneficios mínimos de 8.900 millones de dólares, y al no haberlos alcanzado, es tan sencillo como que no se cumplió la meta, y el resultado instantáneo fue la caída de las acciones de Samsung en un 3.8%.

La razón, nuevamente según analistas, es el llamado "efecto Galaxy S4". El más reciente smartphone de la popular línea de Samsung tuvo un lanzamiento por todo lo alto (incluso con musical en NYC), y las ventas del móvil han superado las 20 millones de unidades, un número muy generoso. No obstante, luego del enorme gasto de inversión en este terminal, el mercado esperaba más, y por ello las ventas del S4 no han sido suficientes, ni han cumplido con el estimado de la empresa.

Primeras impresiones del Galaxy S4

Samsung pareciera estarse pareciendo cada vez más a Apple, en un sentido muy importante: una gran parte de sus beneficios provienen del mercado móvil, y ante un mercado que muchos analistas aseguran está "a punto" de saturarse, el efecto negativo ante la compañía era de esperarse. En el último reporte trimestral de Apple, nos percatamos de que el 65% de sus ingresos provenían de sus productos móviles. En el caso de Samsung, nada menos que el 74% de sus ingresos provienen de su línea de dispositivos móviles, y esto es sorprendente dado que el gigante coreano cuenta con un catálogo de productos de todo tipo, desde línea blanca hasta incluso una aseguradora.

Es innegable que el Galaxy S4 es actualmente el producto más importante de Samsung, y me refiero a Samsung en general y entre todas sus divisiones. Además del evento de lanzamiento y toda su parafernalia, la empresa invirtió una increíble cantidad de dinero en posicionamiento y publicidad para este terminal. Se habla de miles de millones de dólares en gastos publicitarios por parte de la compañía, en su mayoría dirigidos a su catálogo de móviles.

Por supuesto, tal estrategia ha logrado vender 20 millones de unidades de Galaxy S4, y lo ha convertido en el smartphone dominante, nuevamente, del mercado de Android. Aún así, las comparaciones en este ámbito con Apple son inevitables, y en el caso de Cupertino, la empresa invirtió cuatro veces menos en publicidad y el iPhone 5 ha vendido más, según cifras de analistas.

Ambas empresas, Samsung y Apple, parece que comienzan a sufrir las consecuencias de un mercado cada vez más saturado de iPhones y Galaxy. Por supuesto, no será sino hasta el próximo gran lanzamiento de un móvil por parte de alguna de las dos (se espera el próximo iPhone para el último trimestre de laño) cuando podamos ver realmente qué tan saturado estaría el mercado, dependiendo de las ventas del mismo.

En el caso de Samsung y como lo han demostrado sus últimos resultados financieros, sus beneficios cada vez dependen más de su división móvil, y esta vez, aunque sus números han sido muy altos, el reflejo en el mercado burstátil no ha sido el que los empresarios e inversionistas esperaban.