Los resultados de Amazon correspondientes al segundo trimestre de 2013 dejaron unos ingresos procedentes de ventas de 15.700 millones de dólares; un 22% más que el mismo período del año anterior, aunque ligeramente por debajo de las previsiones. Sin embargo, la compañía tuvo pérdidas netas de 7 millones de dólares y preparó a los inversores para un tercer trimestre en el que aumentarán. ¿Malas noticias? No necesariamente.

Amazon tiene mucho dinero para gastar, así que se lo puede permitir. Y lo hace. Desde la construcción de centros de datos o de logística hasta la inversión en nuevos servicios como AutoRip, comercialización de fan fictions o producción de series propias. Todo esto cuesta dinero en mayor o menor medida y Amazon lo gasta sin miedo, pues sabe que cuenta con un colchón importante. Es más, hace un año que pierde dinero.

Por otro lado, no hay que olvidar toda la gama Kindle, desde los lectores a las tabletas Kindle Fire. La inversión en este caso parece muy rentable, ya que hace tiempo que son los productos más vendidos en la tienda en línea. En este período ha continuado la tendencia y los 10 productos más vendidos son todos digitales o directamente dispositivos Kindle.

Entre las inversiones realizadas en este trimestre, en los resultados de Amazon se hace especial hincapié en los acuerdos para conseguir contenido para sus plataformas, ya sean series, películas, libros o aplicaciones. Amazon Appstore, por cierto, ya está disponible en 200 países.

De todos modos, no parece que esto preocupe a Amazon. Como hemos visto, realiza inversiones a largo plazo, porque éste es el objetivo de Jeff Bezos, su CEO. Y para conseguir que la compañía sea más grande en un futuro hay que gastar dinero en el presente. Mientras, su enorme red de distribución conseguirá mantener esta estrategia. Según sus previsiones, en el tercer trimestre las ventas netas dejarán entre 15.450 y 17.150 millones de dólares, pero la pérdida operativa aumentará y podría estar entre los 65 y los 440 millones de dólares.