Una agencia de publicidad alemana ha descubierto la manera en la que se puede meter publicidad en los sueños. Su premisa se basa en los viajes en transporte público y es que la mayoría de las personas que viajamos en camión o algún similar tendemos a dormirnos en el transcurso del camino a casa. Gracias a esto idearon una manera de hablarle a los usuarios mientras duermen en este transporte público.

Basados en una tecnología de la empresa alemana Audiva, lograron transmitir publicidad en los sueños dentro de las cabezas de los usuarios del transporte público que se quedan dormidos recargados sobre una ventana. Pero, ¿cómo funciona esto? El fenómeno es llamado conducción ósea. Utilizando un aparato que se conecta a las ventanas de los autobuses se transmiten frecuencias muy altas de sonido que sólo pueden ser escuchadas por las personas que van recargadas en los vidrios gracias a que viajan a través de los huesos. Estos sonidos se escuchan tal como si los estuvieras escuchando directamente desde tus auriculares. Importante mencionar que esta tecnología es usada por otros dispositivos como los ya reconocidos Google Glass.

En esta ocasión esta campaña está enfocada en transmitir mensajes de los canales online de la distribuidora Sky. El nombre de la campaña para transmitir publicidad en los sueños es Talking Windows (Ventanas que Hablan) y obtuvo un León de Oro en la categoría de innovación dentro del festival de creatividad de Cannes de este año.

Es interesante la ruta que está tomando la publicidad en el mundo. Cada día que pasa, la tecnología se va volviendo parte importante del desarrollo de nuevas ideas creativas en relación a productos en el mercado. Hoy esta innovación nos sorprende y entretiene pero tratemos de imaginar el futuro. Imagina que esta idea evolucione al punto de poder segmentar a los usuarios que reciben publicidad en los sueños. Un niño escuchando un comercial de cereal, una madre un comercial de pañales y un geek un comercial de Google.

Estamos llegando a un punto en el que los medios electrónicos ya son parte de la publicidad de todos los días y los medios tradicionales se van alejando cada vez más del público. Si seguimos así, tal vez llegaremos al punto en el que veremos comerciales hasta en las formaciones de las estrellas en el cielo y eso me perturba un poco. ¿Hasta qué punto la publicidad invadirá nuestro espacio?