Los creadores de Kite, el parche que proporciona invisibilidad frente a los mosquitos, forman parte de la Universidad de California (Riverside). Durante sus años de trabajo en la neurofisiología de insectos, decidieron crear una pegatina cuadrada que pudiera repeler a los mosquitos.

Para ello lograron contar con el apoyo de la Fundación de Bill y Melinda Gates y con el asesoramiento de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

Según sus inventores, Kite frena el rastreo que hacen los mosquitos a través de sus receptores químicos. En otras palabras, mediante la liberación de una serie de compuestos químicos no tóxicos, son capaces de hacernos invisibles al olfato de los mosquitos, al menos durante 48 horas.

Después de patentar sus invenciones, y de crear la compañía tres años atrás, el equipo del Profesor Anandasankar Ray se lanzó a la piscina. ¿Qué ocurriría si buscaban financiación mediante crowdfunding? La idea no era solo rentabilizar el parche Kite, ya que estaban apoyados económicamente por varias de las instituciones más fuertes de Estados Unidos. El objetivo era ir más allá: dar a conocer Kite entre los potenciales consumidores.

Para ello iniciaron esta campaña en Indiegogo, y se pusieron como objetivo alcanzar los 75.000 dólares de recaudación. Sin embargo, su estrategia funcionó, y parece que el gran público ha visto en Kite el parche ideal para frenar la mayor parte de picaduras de mosquito. A día de hoy, ya cuentan con algo más de 160.000 dólares recaudados.

El objetivo inicial en el lanzamiento de Kite será probarlo en Uganda, gracias a la colaboración de los inventores con Pilgrim Africa. Y es que la idea no es solo que Kite ayude a evitar esas molestas picaduras de mosquito que sufrimos durante el verano. El parche va más allá, y se postula como una barrera de defensa frente a enfermedades transmitidas por mosquitos, tales como la malaria.

Una vez que termine la campaña, los que hayan donado dinero no recibirán de forma directa el parche Kite. Primero tendrán que esperar a que sea probado como medida de prevención de la malaria en África, una campaña que durará entre 10 y 14 meses. Dentro de un año, aproximadamente, Kite podría estar a la venta en Estados Unidos y otros países. Sin duda, una buena mezcla de ciencia e innovación en esta pegatina de colores cuadrada, que puede suponer una ayuda importantísima para la salud pública en los países menos desarrollados.