Apple podría estar estudiando la posibilidad de lanzar al mercado un iPhone más grande, que estaría acompañado por un iPad de 13 pulgadas. Según información obtenida por The Wall Street Journal, la compañía ha solicitado pantallas de mayor tamaño para sus teléfonos y sus tabletas, aunque esto no significa necesariamente que vaya a comercializar estos dispositivos.

Lo que sí indica esta noticia es que la empresa es consciente de la creciente demanda de teléfonos de gran tamaño. De hecho, el iPhone 5, con su pantalla de 4 pulgadas, ya es algo mayor que los modelos anteriores (3,5), así que en este sentido no sorprendería el lanzamiento de un iPhone más grande.

De todos modos, lo más probable es que simplemente sean pruebas de un producto que no se comercializará. Apple tradicionalmente se ha mostrado reacia a fragmentar el mercado, tanto por software como por hardware. La diferencia entre las pantallas del iPhone 5 y sus predecesores no es muy grande, pero la solución tomada por varios desarrolladores —incluir unas barras negras horizontales— da una imagen chapucera. Añadir un iPhone más grande al catálogo aumentaría este problema.

El lado positivo sería competir en el mercado de los phablets, los híbridos entre teléfono y tableta que cada vez son más comunes. Es más, se podría culpar a este tipo de dispositivos del crecimiento que experimentan los smartphones de gama alta, que cada vez tienen paneles de mayor tamaño. Las 5 pulgadas se han convertido en una tendencia.

El futuro de iOS no pasa por el escritorioAdemás, Apple también estaría probando un iPad de 13 pulgadas, aproximadamente. El modelo actual tiene una pantalla de 9,7 pulgadas y hace poco llegó un nuevo componente a esta familia, iPad mini, con 7,9 pulgadas. De nuevo, Apple optó por una ligera fragmentación para llegar a más usuarios. Sin embargo, en este caso las pruebas sorprenden más, ya que las 13 pulgadas son más propias de un portátil o, en todo caso, un híbrido. En Windows 8, un sistema operativo con interfaz táctil, podría tener más sentido (de hecho, hay varios equipos de este tamaño), pero no parece que el futuro de iOS pase por el escritorio ni el de OS X por alejarse de los teclados.

En cualquier caso, no hay que sacar conclusiones precipitadas. Poner a la venta un iPhone más grande y un iPad de 13 pulgadas sería una forma de llegar a más gente, pero no necesariamente la estrategia acertada. Hasta ahora, Apple se ha diferenciado de Samsung, primer fabricante de teléfonos inteligentes del mundo, con un catálogo mucho más reducido. No parece muy lógico modificar esta idea a estas alturas, por mucho que los coreanos se afiancen en la primera posición con una mezcla de saturación y dispositivos de indudable calidad.