Ha pasado mucho tiempo desde que empezó el caso Megaupload, luego de su cierre a manos del FBI el pasado mes de enero de 2012. Aún así, e incluso después de que Kim Dotcom fuera puesto bajo arresto domiciliario y Estados Unidos siga exigiendo su extradición por parte de Nueva Zelanda, este caso sigue dando mucho de que hablar. Esta vez, los abogados de la defensa de los que fueran los responsables de esta plataforma y empresa, han acusado directamente al gobierno de los Estados Unidos por el cierre injusto de los servidores de Megaupload, que el ISP Leaseweb cerró hace dos semanas, lo que tuvo como resultado la pérdida de una enorme cantidad de archivos de usuarios (en mayoría archivos personales y relacionados a sus distintas profesiones) y, algo muy importante para la defensa, la pérdida de evidencia que podría haber sido utilizada a su favor.

La acusación más que intentar ocasionar polémica (algo que logra), es una advertencia a la Corte de Distrito de Estados Unidos que está encargada del caso, dado que Leaseweb era una de las dos ISP que aún almacenaban los archivos, por lo que los abogados de Dotcom y Megaupload exigen que esto no se repita con la otra ISP, llamada Carpathia Hosting.

Si recordamos los primeros meses de este controversial caso, Carpathia Hosting dio una fecha límite para el gobierno de algún país se encargase de pagar por el almacenamiento de estos archivos, de lo contrario los borrarían (y hablamos de varios Petabytes de datos). Sin embargo y dada la delicada situación, el ISP ha decidido no borrar los datos de forma temporal, un plazo que se ha extendido más de 18 meses, asumiendo así el costo de 9 mil dólares diarios por esta increíble cantidad de almacenamiento en los servidores de Megaupload.

Pero Leaseweb parece haber agotado su paciencia, y ha decidido de forma arbitraria eliminar todos los archivos en los servidores que hasta enero de 2012 ocupaba Megaupload. En este caso hablamos de todos los archivos de usuarios de Europa, y por supuesto, evidencia muy importante para usar en la defensa del caso.

Es así como los abogados acusan al gobierno de EEUU y al Juez encargado del caso de no haber actuado para impedirlo, y exigen que presione a Carpathia Hosting para que no siga los mismos pasos del otro ISP. En este caso, Carpathia cuenta con 1.103 servidores que suponen otra gran cantidad de Petabytes entre imágenes, archivos y respaldos personales de los millones de usuarios que estuvieron afiliados a Megaupload, los cuales se han unido para exigir la devolución de los mismos.

La carta de la defensa a la corte, que podrán encontrar al final de este artículo, menciona algunos puntos muy interesantes:

"Aunque la acción de Leaseweb es inexcusable, el gobierno de Estados Unidos es igualmente responsable. Era su responsabilidad evitar el borrado de esos archivos para que sus propietarios pudieran recuperarlos, e incluso para ser utilizados como evidencia importante en el caso, bien sea para la defensa o la fiscalía."

"Es así como solicitamos y exigimos de forma respetuosa a la corte que garantice la prevención de los 1.103 servidores que almacenan archivos y evidencia importante en Carpathia Hosting, y además es lo último que queda de Megaupload."

Debemos recordar también que Megaupload llegó a acodar la compra de estos servidores a Carphatia por la suma de un millón de dólares, transacción que el gobierno de EEUU impidió al asegurar que "prefieren ver esos archivos borrados antes de en manos de Megaupload".

Esta situación se torna más delicada, dado que depende de la voluntad de Carpathia y, sobre todo, del gobierno norteamericano, el mantener con vida los millones de archivos que restan de lo que alguna vez fue la plataforma de almacenamiento en línea más importante del mundo.

Mega to Court

👇 Más en Hipertextual