Cierre de Google Reader

Hoy asistimos todos al entierro de Google Reader. En los últimos años he pasado más horas sumergiéndome en mis RSS que con algunos amigos. Esto no significa el fin del RSS como os hemos contado, pero de todos modos toca despedirse de un servicio muy importante para muchos usuarios. Bajo esta premisa y con el reciente cierre de Google Reader, me he imaginado algunos "cataclismos digitales", ¿qué pasaría si algunos de los servicios que usamos diariamente decidiesen cerrar?.

El producto eres tú

La clásica frase que se usa refiriéndose a servicios gratuitos: "si no pagas por el producto, el producto eres tú", de manera que si tu no aportas una cantidad económica al servicio, deben buscar financiación de otra manera usando su principal moneda: los usuarios.

Se rumorean diferente motivos por los cuales Google perdió el interés en este servicio. Algunos hablan que la compañía busca potenciar el uso de Google+, otros dicen que la infraestructura necesaria para mantener la privacidad a salvo en un servicio así es demasiado costoso y se acaban percibiendo pocos beneficios.

¿Que pasaría entonces si cerrasen algunos de los servicios que usamos diariamente?, normalmente existe una causa para que algo así suceda, podría pasar que cierre porque nadie lo usa, quizás porque existe una alternativa mejor. De todos modos, con el cierre de Google Reader me imaginado un futuro cyberpunk en el que los servicios que usamos ya no existen, veamos algunos posibles escenarios:

Pájaro muerto

Twitter ha ido creciendo a pasos gigantes hasta ocupar un puesto en el "podio de las redes sociales". Sus números asustan: 500 millones de usuarios registrados y más de 200 millones activos. Cada día millones de usuarios comparten información y conectan unos con otros. Si Twitter anunciara su cierre a día de hoy dejaría un vacío muy difícil de ocupar.

La competencia directa que ha tenido estos años ha sido totalmente eclipsada por el éxito de Twitter. En un futuro hipotético sin Twitter, podemos imaginarnos un regreso a los blogs o microblogs, los usuarios dejarían de compartir la información en pequeñas dosis y desarrollarlos en su Tumblr, por ejemplo. Disminuiría esa conexión instantánea entre: pensamiento-smartphone-Internet.

Lo más parecido a Twitter que existe en la actualidad es App.net, un servicio que nació usando el modelo del crowdfunding, una plataforma de microblogging de pago en la que los usuarios tienen la seguridad y la privacidad de sus datos garantizada, la alternativa al "tú eres el producto". Aunque tuvo éxito en su lanzamiento, la realidad es que se utiliza muy poco (inclusive los usuarios que pagaron).

YouVHS

Palabras mayores, YouTube es un monstruo gigantesco que proyecta más video del que jamás ningún ser humano será capaz de digerir en su vida. Está todo, es el lugar donde buscar multimedia: adiós MTV, adiós TDT. El centro de las fiestas actual, lugar de pesca de videos divertidos y fuente inacabable de memes. Más de 1.000.000.000 de usuarios y 4.000.000.000 de visitas diarias confirman su grandeza.

Bajo un supuesto cierre de YouTube estaríamos ante "el apagón". Incontables horas de multimedia colándose por un agujero negro digital: unboxings, Gangnam Style y los millones de videos de gatos desaparecerían en un pestañeo. Aunque existen alternativas como Vimeo, lo cierto es que en teoría, se orienta a usuarios más profesionales (que estén dispuestos a pagar por un uso completo). Nos podríamos imaginar algunos VHS volviendo a funcionar, buscando aquellos conciertos de Oasis que teníamos, o aquella introducción de Final Fantasy VII que habíamos grabado en la adolescencia.

Enciclopedias y estanterías

Wikipedia es un proyecto que se inició en el año 2001, a partir de ese día, las enciclopedias empezaron a dejar de ocupar tanto espacio y estar desactualizadas. La llamada "enciclopedia libre", busca proveer información a cualquier usuario. El dinero no es un requisito para el conocimiento, cualquier persona con acceso a Internet puede acceder a los millones de datos publicados sobre cualquier tema imaginable.

Si la Wikipedia dejase de existir sería difícil de sustituir. Google sería de nuevo el centro total para buscar información de manera descentralizada, podríamos imaginarnos a usuarios volviendo a instalar la Encarta o desempolvando las enciclopedias de las estanterías. Servicios como Wolfram Alpha o Quora podrían ser usados como alternativa, intercambiando conocimientos.

Cartas y postales

Gmail es el correo electrónico de referencia, con los años ha ido ganando usuarios y reputación, desbancando a servicios obsoletos. El grado de configuración, seguridad, conexiones y simpleza que ofrece el correo de Google es casi inigualable, su cierre supondría un desequilibrio gigantesco para millones de usuarios.

Si Google anunciara también el cierre de su correo electrónico, sería difícil encontrar un candidato a sustituirle, servicios como Outlook o Yahoo serían unos posibles candidatos, aunque algunos usuarios podrían preferir volver a las cartas y a las postales antes que encontrar un sustituto a Gmail.

A día de hoy cuesta mucho imaginar que pilares tan importantes de Internet vayan a caer, de todos modos, si algo sabemos es que nada es eterno. Seguramente con los años veamos como van mutando los servicios que usamos y son sustituidos por otros nuevos, mientras podemos disfrutarlos al máximo esperando que tengan mejor vida que Google Reader.