La semana pasada, durante el evento de presentación de Android 4.3 y la nueva Nexus 7, los chicos de Google nos sorprendieron con un gadget que no esperábamos: el Chromecast, un dongle que conectado a nuestro televisor nos permite hacer streaming de contenidos web desde nuestros dispositivos móviles o nuestro PC y verlo cómodamente en nuestra televisión. Además de un buen precio, 35 dólares, Google nos comentó que el Chromecast era un dispositivo que se apoyaba sobre Chrome OS; sin embargo, desde GTV Hacker apuntan a algo muy distinto: han hackeado el dispositivo y lo que se han encontrado es Android, concretamente trazas de Google TV.

GTV Hacker, tal y como publica en su web, ha desarrollado un exploit que les permite acceder al dispositivo con privilegios de administrador y, a partir de ahí, han realizado un análisis de lo que encierra este dispositivo low-cost para hacer streaming desde nuestros ordenadores personales y dispositivos móviles hacia nuestro televisor del salón de casa.

Teniendo en cuenta lo que vimos en la presentación de la semana pasada, uno podría esperarse que los hallazgos confirmasen que el Chromecast se apoyaba en Chrome OS (que fue lo que se anunció cuando se presentó el dispositivo); sin embargo, que lo que se hayan encontrado esté más cercano a Android es bastante singular y, sobre todo, distante con el discurso oficial de los chicos de Mountain View. Concretamente, de esta versión de Android se habrían eliminado Bionic y Dalvik y, además, se habrían encontrado bastantes trazas de código que este grupo había encontrado en el Google TV. Por ejemplo, el bootloader o los scripts de arranque son iguales que en el set-top-box de Google.

¿Y cambian las cosas sabiendo que Chromecast es una especie de Google TV modificado? Realmente, cara al usuario las cosas no cambian mucho y, realmente, es algo que a primera vista les da un poco igual y seguirán viendo Chromecast como un curioso gadget con el que ver en la televisión vídeos y otros contenidos a los que acceden con sus tabletas o con sus ordenadores personales. Sin embargo, cara a los desarrolladores, el trabajo realizado por la gente de GTV Hacker es muy interesante y su exploit permitirá estudiar al dispositivo con mucho detenimiento y explorar todas sus posibilidades.

Si recordamos a Kinect, gracias a trabajos de investigación como estos, un dispositivo concebido para jugar se ha convertido en la base sobre la que se desarrollan proyectos de lo más variado e, incluso, es la base sobre la que se apoyan startups para desarrollar productos y servicios. Chromecast es un dispositivo que cuesta 35 dólares, un precio muy asequible que no supone una barrera de entrada; si además se puede exprimir y, por ejemplo, se desarrollan hacks que permitan explotar su potencial, el dispositivo se podría hacer extremadamente popular y, quizás, podría seguir los pasos de Kinect como base para muchos proyectos.